Alfonso Mentxaka Lejona, ertzaina asesinado en una operación contra ETA

Leer entrada completa.


Víctima.



Alfonso Mentxaka Lejona, de 29 años, era natural de Sondica (Vizcaya). Estaba casado y no tenía hijos. Pertenecía a la sexta promoción de la Ertzaintza, habiéndose incorporado al servicio en 1986. Tras ser destinado a Éibar, ingresó en la Unidad Especial de la Policía Autonómica vasca, y cuando fue asesinado era miembro del Grupo Especial de Intervención. Era el quinto miembro de la Ertzaintza que moría en la lucha contra la banda terrorista ETA.

Leyendo la mente, (casi) literalmente. César Tomé


Leer entrada completa.


Extractos:

Un grupo de investigadores encabezados por Francisco Pereira, de la Universidad de Princeton (Estados Unidos), ha conseguido demostrar que es capaz de identificar el tema en el que una persona está pensando simplemente analizando los patrones de actividad de su cerebro medidos por resonancia magnética funcional (fMRI). Los resultados aparecen publicados en Frontiers in Human Neuroscience.


La idea subyacente al estudio y lo que nosotros consideramos su genialidad es darse cuenta de que hay más cosas que podemos expresar con el lenguaje de las que se pueden capturar en una imagen. Esto permite a los investigadores introducir el concepto de “hilo semántico” que es una forma de incorporar nuestras asociaciones mentales: uno empieza pensando en una mano, pasa a la mano de dios, a Maradona y termina acordándose que tiene que llamar a los amigos para quedar a ver el partido del Barcelona (en el que juega Leo Messi). Esta es una tendencia natural del cerebro y los investigadores han permitido que su método sea capaz de seguirla.


Si reflexionamos un poco, vemos la importancia de las implicaciones a medio plazo. La actividad cerebral podría traducirse en las palabras concretas del tema en mente, pero ¡ojo!, que el tema no tiene por qué ser solamente un objeto sino cualquier pensamiento verbalizable ya sea sobre personas, acciones, conceptos abstractos o relaciones. Y esto, pensando sanamente, está muy bien porque así podríamos transformar en texto escrito los pensamientos de una persona que no pueda comunicarse de otra manera (estoy pensando en Stephen Hawking para cuando pierda la movilidad del párpado).


La niñera del nieto de Gadafi cuenta por qué fue quemada. Thomas Castroviejo


Leer noticia completa.



Extractos:

El motivo dejó sin habla a más de uno: la esposa de Hanibal la había quemado, según varios testigos. Los reporteros suponían que con un cigarrillo o una cerilla, pero no podían estar más equivocados. La mujer, de 30 años, trabajó como niñera de los hijos de Hanibal, un niño y una niña. Hace unos seis meses que había dejado su Etiopía natal para mudarse a Libia, donde todo le iba relativamente bien. Hasta que, de buenas a primeras, la esposa de Hanibal, Aline, la quemó. Literalmente. El suceso, sin embargo, no fue fortuito, ya que lejos de arrepentirse, lo volvió a hacer tres meses después, con más inquina incluso.

¿La razón? “La niña no dejaba de llorar”, cuenta Mullah, y “yo me negaba a pegarla, así que me llevó al baño; me ató las manos a la espalda y los pies también; me puso cinta aislante en la cabeza y empezó a echarme agua hirviendo a la cabeza. Así…”, cuenta Mullah describiendo gestualmente la situación a la vez que retira las gasas que sujetan su cuerpo y enseña cómo su pecho, torso y sus piernas aún lucen cicatrices en carne viva: “Me salían gusanos de la cabeza porque Aline me escondió y nadie me atendió”, retrata.


The City: Beijing. Ai Weiwei



Extracts:

Beijing is two cities. One is of power and of money. People don’t care who their neighbors are; they don’t trust you. The other city is one of desperation. I see people on public buses, and I see their eyes, and I see they hold no hope. They can’t even imagine that they’ll be able to buy a house. They come from very poor villages where they’ve never seen electricity or toilet paper.

Every year millions come to Beijing to build its bridges, roads, and houses. Each year they build a Beijing equal to the size of the city in 1949. They are Beijing’s slaves. They squat in illegal structures, which Beijing destroys as it keeps expanding. Who owns houses? Those who belong to the government, the coal bosses, the heads of big enterprises. They come to Beijing to give gifts—and the restaurants and karaoke parlors and saunas are very rich as a result.




Von Rundstedt, mariscal profesional

Leer entrada.


Extractos:

La investigación y el combate contra los elementos enemigos del Reich (comunistas, judíos y sus simpatizantes) en la medida en que no se han incorporado al ejército enemigo, son sólo responsabilidad de los Sonderkommandos de la Policía de Seguridad y el SD en las áreas ocupadas. Los Sonderkommandos tienen la responsabilidad exclusiva para tomar los medios necesarios para su final.

Las acciones sin autorización por parte de miembros individuales de la Wehrmacht, o la participación de miembros de la Wehrmacht en los excesos de la población ucraniana contra los judíos están prohibidas, así como el contemplar o fotografiar las medidas de los Sonderkommandos.

Esta prohibición debe ser comunicada a miembros de todas las unidades. Los superiores de todos los rangos son responsables de asegurarse que se cumple esta prohibición. En el caso de que se viole esta orden, la causa será examinada para determinar si el superior no ha cumplido con su deber de hacer cumplir esta orden. Si se da ese caso será castigado severamente.

(Firmado) Von Rundstedt.


Habrá quien sea capaz de leer en esta orden algo “apolítico”. Ya es más dudoso que se siga diciendo que las matanzas de los Einsatzgruppen no ocurrían a la vista de todos, y que no había personal de la Werhmacht al que le gustaba mirar… e incluso participar en las masacres por propia iniciativa, hasta el punto que el mismísimo comandante del Grupo de Ejércitos debe ordenar a oficiales y suboficiales que lo impidan. Porque si no se les culpará a ellos.

¿Qué pasaría si se liquidara el Estado del Bienestar? Carlos Rodríguez Braun


Leer artículo.


Extractos:

¿Por qué es una falacia? Porque supone implícitamente que el Estado es capaz de dar esos servicios gratis. Obviamente, esto no es cierto, porque el Estado no tiene dinero: todo euro que gasta es un euro que ha quitado o quitará a los ciudadanos. Por definición, pues, todo lo que el Estado hace podría ser hecho en su ausencia. Y suponer que esto no sería así necesariamente interpola hipótesis reaccionarias. En efecto, suponer que sólo educamos a nuestros hijos porque el Estado nos obliga a hacerlo y a pagarlo, y que si no lo hiciera todos forzaríamos a nuestros hijos a permanecer siempre en el analfabetismo, equivale a suponer que somos estúpidos. Y no lo somos, claro. Si el Estado no estuviera, es decir, si los ciudadanos retuviéramos los ingresos que el Estado nos arrebata, todo lleva a concluir que lo gastaríamos precisamente en educación, sanidad, pensiones y seguros de todo tipo, incluido el de desempleo. El resultado sería, asimismo, más eficiente que el actual, de modo que tendríamos los mismos servicios que ofrece el Estado pero a un coste menor. Además, constituiríamos una sociedad de mujeres y hombres responsables y libres, lo que no es una ventaja baladí.

El ejemplo de la madre Teresa de Calcuta, asimismo, sirve para refutar la idea de que si no hubiera Estado, entonces nadie se ocuparía de los más desfavorecidos. La prueba de que esto no sería así es que de hecho no es así ahora, a pesar de que el Estado arrebata a los ciudadanos algo así como la mitad de sus bienes todos los años. A pesar de eso los ciudadanos se ocupan de los demás, libremente, en particular de los más pobres. No tiene sentido pensar que dejaríamos de hacerlo si el Estado no nos quitara el dinero que nos quita.


Cómo el lenguaje transformó a la Humanidad - How language transformed humanity. Mark Pagel

In English with Spanish subtitles.


¿Pueden los empresarios explotar a los trabajadores? Juan Ramón Rallo


Leer artículo.


Extractos:

Por otro, la enorme acumulación de capital que ha tenido lugar en las economías de mercado durante los últimos siglos ha permitido que la productividad de incluso el más inútil de los trabajadores sea muy alta. En la actualidad, la cantidad de productos que cada mes es capaz de fabricar de cualquier obrero (no digamos ya de los muy cualificados), gracias a la calidad de las herramientas que tiene a su disposición, es muy superior a lo que fabricaba, por ejemplo, en el s. XVIII y también muy superior a los niveles de subsistencia. Los empresarios capitalistas disponen de bienes de capital, pero carecen del factor trabajo, que han de alquilar e insertar dentro de sus planes de negocio para generar beneficios.


Por eso mismo, además, aunque los economistas clásicos hubiesen tenido razón en que unos salarios elevados promovían la natalidad, habrían estado equivocados en sus conclusiones: una mayor oferta laboral no tiene por qué rebajar los salarios si esos empleados incrementan directamente la productividad marginal (por ejemplo, si son muy cualificados, esto es, si incorporan mucho capital humano) o si lo hacen de manera indirecta, a saber, produciendo más bienes de capital.


El problema, como sucedía en los albores de la Revolución Industrial, se da cuando la productividad es muy baja y, por tanto, los salarios también son muy bajos. Pero no es un problema de explotación, sino de pobreza general de la sociedad.


Lo mismo cabe decir de los sindicatos: la sindicación universal es harto complicada, sobre todo si existe la posibilidad de celebrar contratos Yellow Dog (contratos que remuneren la no sindicación). De todas formas, si los sindicatos lograran su objetivo de representar a todos los obreros, tampoco podrían fijar salarios sin graves consecuencias: si suben los salarios por encima de la productividad marginal que permite contratar a todos los trabajadores (aquel salario al que tiende el libre mercado), parte de esos trabajadores se volverían incontratables. Esto es, habría paro: unos cobrarían más a costa de que otros cobraran menos. Para incrementar los sueldos no necesitamos más sindicatos, sino unos trabajadores más productivos que sean demandados con más intensidad por los empresarios, esto es, necesitamos mayor acumulación del capital, desarrollo tecnológico y libertad en los mercados.

About economy and destruction. Donald Boudreaux


Read letter.


Extracts:

In other words, whenever assets still in use are destroyed, wealth will thereby be created – that is, people whose assets are destroyed will be made richer – because these destroyed assets are replaced with ones that are newer and more productive.

I hereby offer my services to you, at a modest wage, to destroy your house and your car.  Act now, and I’ll throw in at no extra charge destruction of all of your clothing, furniture, computer hardware and software, and large and small household appliances.

Because, I’m sure, almost all of these things that I’ll destroy for you are more than a few days old (and, hence, are hampered by wear and tear), you’ll be obliged to replace them with newer versions that are “more economically useful and productive.”  You will, by your own logic, be made richer.