The genetics of bigger chickens. Matt Ridley

Of all the amphibians, reptiles, birds and mammals in the world, the most abundant species is probably the chicken. At any one time, approximately 20 billion cocks and hens are alive on the planet (though never for long).

Chickens owe this abundance, of course, to their place on our table. About 90 million tons of chicken meat are consumed every year, plus 67 million tons of eggs, compared with 110 million tons of pork and 67 million tons of beef. Between 1970 and 2005, world production of poultry meat more than quadrupled.

The red jungle fowl was domesticated around 4,000 years ago in India, where it still calls cock-a-doodle-doo in tiger-infested forests. But the triumph of the chicken is relatively recent. Until a couple of decades ago, beef and pork outweighed poultry in the average American diet. Fifty years ago, chicken was a scarce delicacy in many European countries.

What accounts for the rise of cheap chicken? First, motorized transport led to the growth of the intensive broiler industry, in which food is brought to the birds rather than vice versa. Second, selective breeding led to birds that were more efficient at converting grain into meat. Remarkably, this genetic improvement even now shows no sign of tailing off.


Read full post in The Rational Optimist blog.

The Science of Irrationality. Jonah Lehrer

Here's a simple arithmetic question: "A bat and ball cost $1.10. The bat costs $1 more than the ball. How much does the ball cost?"

The vast majority of people respond quickly and confidently, insisting the ball costs 10 cents. This answer is both incredibly obvious and utterly wrong. (The correct answer is five cents for the ball and $1.05 for the bat.) What's most impressive is that education doesn't really help; more than 50% of students at Harvard, Princeton and the Massachusetts Institute of Technology routinely give the incorrect answer.

Daniel Kahneman, a Nobel Laureate and professor of psychology at Princeton, has been asking questions like this for more than five decades. His disarmingly simple experiments have profoundly changed the way that we think about thinking. While philosophers, economists and social scientists had assumed for centuries that human beings are rational agents, Mr. Kahneman and his scientific partner, the late Amos Tversky, demonstrated that we're not nearly as rational as we like to believe.

When people face an uncertain situation, they don't carefully evaluate the information or look up relevant statistics. Instead, their decisions depend on mental short cuts, which often lead them to make foolish decisions. The short cuts aren't a faster way of doing the math; they're a way of skipping the math altogether.



Balance provisional de la catástrofe. César Molinas

España aporta el 10% del PIB de la eurozona, el 14% de la población y el 31% de los parados. ¡Sí, uno de cada tres parados de la eurozona es español! Los cinco millones de parados españoles y la tasa de paro del 21,2% son una anomalía aberrante en Europa: la tasa de paro media de la eurozona es el 10%, menos de la mitad que en España, y tan solo otros 3 de los 17 Estados miembros tienen tasas de paro de dos dígitos: Bélgica (11,7%), Portugal (12,3%) y Grecia (16,7%). ¿Acaso somos más holgazanes que los demás? ¿Más tontos? ¿Sufrimos un castigo divino? ¡No! Simplemente, tenemos un mercado de trabajo anómalo, disfuncional, que condena a la temporalidad precaria al 30% de los empleados, que genera bolsas millonarias de parados cada vez que viene una crisis...


[L]a acumulación de derechos sin contrapartida por el lado de los deberes embrutece a las masas.


Nuestra democracia ha puesto mucho más énfasis en publicitar derechos que en reclamar deberes, y así no puede funcionar bien: ya dijo Montesquieu que la democracia se basa en la virtud, es decir, en el cumplimiento de las obligaciones. La clase política se ha dedicado a adular a las masas para conseguir votos, haciéndoles creer que tienen derecho no solo a recibir algo a cambio de nada, sino de recibirlo a perpetuidad. Todo el mundo tiene derecho a un AVE y a un aeropuerto cerca de su casa, sin ir más lejos. Hay unos Reyes Magos o un Papá Noel implícitos en la democracia española: nunca se menciona quién paga los regalos, quién financia esos derechos sin contrapartida.


Hay que liberar el potencial de la economía para acabar con las lacras del desempleo, de los subsidios permanentes y de la corrupción. Para ello hay que tratar a los españoles no como menores de edad, sino como ciudadanos. En vez de adularles, hay que razonarles por qué son necesarias las reformas estructurales. Y hay que ponerlas en práctica.


Leer texto completo en El País.

Detenidos varios disidentes en La Habana, entre ellos Sara Martha Fonseca


Sara-Marta-Fonseca-Quevedo-foto-hablemos-Press-300x283

Foto de Hablemos Press

Amplio despliegue policial en los alrededores del parque Martin Luther King para evitar la celebración del Día de la Resistencia.

Varios disidentes fueron detenidos este lunes en La Habana, entre ellos Sara Martha Fonseca y Rodolfo Ramírez Cardoso, cuando intentaban celebrar el "Día de la Resistencia Cívica Orlando Zapata y Pedro Luis Boitel" en un céntrico parque de la capital, informaron fuentes de la disidencia.


"Podría haber otras siete personas detenidas. Las policía las retuvo para evitar que llegaran al parque Martin Luther King, pero hasta el momento se desconoce su paradero", señaló a DIARIO DE CUBA el periodista independiente Roberto de Jesús Guerra.


El área se mantuvo este lunes rodeada de policías y agentes de la Seguridad del Estado. El operativo se desplegó desde las calles 23 y L hasta 23 y F, según el activista Ignacio Estrada.


Varias organizaciones disidentes, entre ellas el Frente Nacional de Desobediencia y Resistencia Cívica, el Partido Pro Derechos Humanos y el Movimiento Línea Pacífica Democrática, convocaron el acto.


Sara Martha Fonseca pasó recientemente 14 días en prisión, junto a su marido Julio Léon Pérez.


Leer entrada completa en Apuntes de una periodista.

La agonía de Francia. Manuel Chaves Nogales. 1941 (2010)

Sobresaliente libro de Manuel Chaves Nogales. Lo incluyo entre mis libros.

El autor expone las razones de la derrota de Francia a manos de los nazis en los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Culpa tanto al pueblo como a los dirigentes, y nos pone en perspectiva histórica el acontecimiento.

La lectura es ágil y no hay ningún tema ni sector de la población que no se toquen en este libro, no muy extenso pero con muchas buenas reflexiones.

Chaves escribe sobre: lo difícil que es parar la actividad de las ciudades, incluso en el transcurso de guerras y revoluciones, no así la destrucción del Estado; el derrumbe del mito de la revolución bolchevique; la demolición de Francia a cargo de los nacionalistas; Francia como tierra de asilo de millones de inmigrantes, que huían del totalitarismo imperante en gran parte de Europa, pero que renegó de sí misma, Francia, y trató como "adversarios y delincuentes" a estos inmigrantes; la entrega, aceptada por el mariscal Pétain, de "los refugiados alemanes antihitlerianos"; la guerra civil latente de los años finales de la década de los 1930, solo evitada por la eficacia de la gendarmería; la táctica de los Frentes Populares, que llevaron a la reacción de profascista, que provocó el alzamiento en España y la orientación de la política exterior francesa "hacia la alianza con Italia y la contemporización con Alemania"; el enfrentamiento entre comunistas y profascistas que dificultaba las posturas liberales; la superioridad del "gobernante francés y en general del político" sobre la masa que representaba; la incapacidad del ejército francés de utilizar "la masa de humanidad que se les confiaba"; el fallo del ejército, el militarismo y el prejuicio antiliberal de los jefes del pueblo, no de la democracia ni del liberalismo; las malas y viejas estrategias del Estado Mayor; el "aire excesivamente protector" de la retaguardia con los cultos y civilizados soldados; la destrucción de Francia y el espíritu francés, debido a la "falta de impulso generoso del liberalismo" y la caída en la "abyección gregaria" de la masa francesa; la menor valía de la Francia real que su representación política; la ascensión al poder del peor material humano en los regímenes totalitarios (como explicaría Hayek); la diferencia ante la actitud rebelde de las masas de los regímenes totalitarios y de la democracia francesa (conociendo lo que pasa en Siria actualmente se entiende mejor esto); el diálogo, la asamblea deliberante y la libre concurrencia como mejores fórmulas para la convivencia humana"; "la falsa solicitud, la simulación del entusiasmo" en las gentes que "no están dispuestas a sacrificarse ni a sufrir la menor incomodidad"; "que en la lucha que se emprendía no habría más que el incómodo heroísmo del trabajo oscuro, continuado, tenaz"; "el error de los reaccionarios franceses, (...) en considerar aquella dócil sumisión del proletariado a las necesidades nacionales de la defensa como una victoria de clase"; la cumpla de empresas y del gobierno, y no de los trabajadores, en la falta de producción y eficacia; el triunfo de los nazis y de Hitler antes de la ocupación física de Francia; la disposición del pueblo y el imperio inglés "a la lucha a vida o muerte hasta la victoria definitiva", para "espanto" de la clase conservadora francesa; "la campaña desmoralizadora hecha por alemania sobre el ejército francés", siempre buscando la enemistad de estos con los ingleses; la falta de presencia de las mujeres francesas en el ejército; el error de Francia en llevar a la clandestinidad a grandes núcleos de comunistas, "donde saben actuar con mayor eficacia"; la supresión de la orden del general Gamelin "de que todo hombre tiene que hacerse matar en su puesto" tras la rotura de la línea Maginot y el avance alemán; la traición a los antifascistas extranjeros y la confraternización con italianos y alemanes, los temibles efectos psicológicos de los ataques aéreos más que sus daños físicos; las ciudades como campos de batalla; la entrega sin lucha de París por miedo a la destrucción de la misma; "la formidable capacidad de olvido y despreocupaciones" de la muchedumbre tras el "sufrimiento y la desesperación más espantosos"; y muchos otros temas.