Igor Babailov (1965)
















Fuente: Igor Babaliov web.

Good news today. Scott Adams.

Let's see how much good news we can put in one blog entry.  For today only, skip the usual negative comments and leave only optimistic thoughts based on real trends and actual news items. I'll start. Remember to suspend skepticism for just one day. My examples focus on the United States because I know it best. Feel free to expand.

Energy: Amazingly, some say the United States is well on its way to being energy self-sufficient, thanks in part to huge new oil fields in North Dakota and hundreds of other developments in conservation and green energy. One good example is a recent discovery that the United States has far more geothermal 
potential than anyone predicted.

Crime: On a historical basis, it's low. And if the trend of public opinion about legalizing marijuana continues, one entire category of crime will disappear. We're near the tipping point.

Healthcare: It's better than at any time in human history. Doctors can successfully treat more problems than ever. It's expensive, but arguably there has never been a better value for your dollar.

Inflation: It's low.

Housing costs: If you have a job, it's a great time to be shopping for a house. If you own one, prices have stabilized in some regions.


Continue reading in the Scott Adams blog.


Source: Mark Perry.

“Más importante que el niño Elián”



Fuente: Hablemos Press.

Desalojo de vivienda. Dania Virgen García


LA HABANA, Cuba, 10 de noviembre (Dania Virgen García, www.cubanet.org ) -La Dirección de Vivienda, el Poder Popular y la PNR, quieren desalojar a la señora Onacry Interián Portillo, de 34 años, paciente del VIH-SIDA, quien hace más de tres semanas ocupó con sus tres hijos un apartamento que, según dice, le cedieron sus propietarios, quienes se fueron definitivamente y de forma legal del país.


Según Interián, Jorge Gouizueta, el propietario del apartamento, el número 12 de \l inmueble ubicado en la calle Revillagigedo # 354, en La Habana Vieja, al ver que ella vivía desde hacía un buen tiempo en condiciones infrahumanas, en el pasillo del edificio con sus hijos, le dijo que se quedara con el apartamento.


Al irse del país Goizueta, se personó un funcionario de Vivienda, Julio García, con otra funcionaria llamada Tamara, quienes amenazaron a Interián con desalojarla a la fuerza. Según Interián, los vecinos del edificio la apoyan.


Onacry Interián asegura que el apartamento fue vendido por debajo de la mesa por funcionarios de Vivienda, en más de 5 mil dólares, a otra persona, y es por eso que insisten en desalojarla a ella y su familia, que no tienen donde vivir.


El día 3 de noviembre, Interián recibió una resolución de extracción de la Dirección de Vivienda, con fecha del 21 de octubre, la cual le daba 10 días hábiles a partir de esa fecha, para contratar un abogado que la representara, periodo que ya había transcurrido cuando ella recibió el documento.

Firma por la Libertad y los Derechos Humanos en Cuba.

Por los que día a día se les desvanece la vida. Harold Alcalá Aramburo

Réplica de celda cubana en el Parque de Berlín, Madrid. (Foto: Lien C. Lau)
Harold Alcalá Aramburo, preso de la causa 17 del 2003, donde el gobierno fusiló tres jóvenes por un intento de salida del país.

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Estimados colegas, una vez más me dirijo a todas aquellas personas y organizaciones que de una forma u otra están luchando por que se hagan valer los derechos humanos de todos los ciudadanos que viven oprimidos en esta isla de Cuba, y por aquellos que se encuentran al igual que yo en las cárceles, donde día a día se les desvanece la vida por el sufrimiento y el dolor indescriptible que es el pan nuestro de cada día, en este mugroso lugar donde hoy escribo estas líneas con dolor y lagrimas en los ojos porque no concibo entender cómo es posible que el ser humano pueda ser expuesto a tanto dolor y tanto sufrimiento por tener ideas distintas de estos tiranos que son los hermanos Castro, y por no estar de acuerdo con un sistema totalitario.

Esta es la doctrina de los Castro que más que su apellido son unos castradores y todo aquel que levante la voz reclamando sus derechos y busca su libertad su premio es estar en la cárcel, pero ningún castigo por duro que sea hará que se doblegue todo aquel que piensa como yo porque el valor sobra y la convicción de lo que creemos nos hace enfrentarnos a este sistema donde el plato fuerte es la tortura física y mental.

Somos cinco jóvenes que llevamos ocho años y medio en cautiverio en la prisión de mayor rigor Combinado del Este, situado en el este de La Habana en el área 47 (corredor de la muerte), donde convivimos en pésimas condiciones, pero seguimos esperando por nuestra excarcelación y tenemos fe en que algún día se haga justicia con nosotros.

Hace algunos días mi madre hizo una denuncia a radio martí con Yolanda Huerga para denunciar al reeducador Mario Bibisox, quien nos tortura psicológicamente, nos amenaza e intenta a diario provocarnos, levantando falsas acusaciones para que sus superiores nos castiguen en celdas tapiadas, siendo nosotros presos políticos pacíficos. Este me cambió la tarjeta de visita por una falsa para que mi madre que estuvo ingresada y está enferma no pudiera visitarme. Impidieron, además, que yo pudiera hablarle por teléfono el tiempo que estuvo ingresada (ese tiempo es cada 21 días por 10 minutos esposados de manos y pies), violando mis derechos.

También un oficial del DTI me amenazó con que iba a ser trasladado para una prisión del oriente del país para que me violaran y me dieran golpes, pues como soy joven y bien parecido sería carne fresca, todo porque hace un tiempo atrás me declaré en huelga de hambre exigiendo nuestra libertad, ya que no MATAMOS a nadie ni pusimos bomba.

No nos sentimos seguros en este lugar, nuestras vidas corren día a día peligro, por eso le pedimos al mundo entero, a Amnistía Internacional, Unión Europea, a la opinión pública nacional e internacional que aboguen por todos nosotros.

Y en nombre de todos mis hermanos y el mío propio les hago saber a todas las personas de este mundo que tienen un sentido de justicia y de lo que es el cumplimiento de los derechos humanos en cada nación, que el propio sistema fue el que nos conllevó a hacer lo que hicimos por lo que nos sancionaron a cadena perpetua a cuatro de nosotros, tres fusilados en menos de 72 horas y uno a 30 años, que se encuentra en la prisión de Guanajay, y todo esto por un intento de salida del país donde no hubo ni muertos ni heridos y de portar una bandera que decía “ABAJO EL REGIMEN DE LOS CASTRO, LIBERTAD PARA LOS CUBANOS”.

Nuestras manos no están manchadas de sangre, no somos criminales y es la primera vez que estamos presos bajo tales circunstancias, y sin embargo los Castro nos consideran terroristas, cuando en verdad son ellos que tienen al pueblo pasando hambre, donde cunde el pánico, la necesidad y no hay libre expresión y donde no se respetan los derechos humanos.
Por eso suplicamos que nos ayuden, porque no es justo el sufrimiento a que estamos sometidos, a las amenazas constantes de que somos víctimas, para que nuestra cárcel injusta desaparezca.

¡Hasta cuando la injusticia!

Mi madre es miembro de las Damas de Blanco y a sufrido varios arrestos por reclamar nuestra libertad y porque se haga justicia en nuestro caso, por no estar de acuerdo con el régimen.

Nuestras condiciones son infrahumanas, estoy padeciendo de dolores en la columna ya que no tenemos una silla donde sentarnos, ni mesa para comer, tenemos que ver el televisor de pie y por detrás de una reja más tupida que una tela metálica.

No es fácil despertar cada día dentro de un hueco y sentir como la vida se va de prisa. Pero seguimos firmes y aunque hoy nuestros cuerpos estén entre rejas, nuestras ideas son libres y nuestra convicción.

Confiamos en ustedes y en nuestro señor Jesús Cristo en que nos van ayudar, un abrazo sincero de los cinco jóvenes prisioneros políticos del castrismo de la lancha Baraguá del 2003.

¡Que Dios los bendiga!

Suscribimos: Harold Alcalá Aramburo, Maykel Delgado Aramburo, Ramón Henry Grillo, Yoanny Thomas González y Wilmer Ledea Pérez, prisioneros políticos.

PD: Si Dios nos dio la vida, quienes son los Castro para quitárnoslas de esta manera tan cruel.

La Habana, 25 de septiembre de 2011

El lío de las patentes con células madre embrionarias. Manuel Collado



Las terapias basadas en células madre representan uno de los avances más prometedores en las nuevas tecnologías médicas.  Sin duda, como ocurre con todo nuevo descubrimiento, no están exentas de dificultades técnicas que pueden terminar por apagar el entusiasmo original. Ya sufrimos enormes reveses anteriormente con otras tecnologías que también prometían ser el mayor avance de la humanidad y que parecían suponer un paso definitivo para derrotar todas las enfermedades, estoy pensando por ejemplo en el famoso caso de la terapia génica. Pero no es menos cierto que esos pasos gigantescos en el conocimiento que nos permiten avanzar de manera muy significativa en nuestra salud se han producido ya con anterioridad y sabemos por tanto que son posibles. Repasando de cabeza, antibióticos, vacunas, transplantes, …, a cualquiera le vendrán multitud de ejemplos.
De lo que no cabe la menor duda es de que si no podemos analizar, probar, desarrollar, esas posibles terapias basadas en el uso de células madre, no podremos averiguar si la promesa se hace realidad y alcanzamos nuevos tratamientos radicalmente más efectivos y seguros que los actuales. Sin embargo, desde el principio, la investigación alrededor de células madre de origen embrionario se ha visto lacrada, entre otros, por unos aspectos éticos que han generado agrios debates.
Las células madre embrionarias se derivan del primer estadio de desarrollo embrionario en el que las divisiones celulares dejan de ser simétricas (es decir, divisiones que dan lugar a dos células hijas idénticas, con las mismas propiedades) para pasar a generar células con distintas capacidades. El embrión en esa etapa es denominado blastocisto, y consiste en una capa celular externa que provee de nutrientes al embrión (el denominado trofoblasto), y se desarrollará como placenta, y una masa celular interna (o “inner cell mass”) denominadaembrioblasto, que consiste en células que tienen la capacidad de diferenciarse en todos los tipos celulares que aparecerán en el organismo adulto, dando lugar a los tejidos y órganos. Las células de este embrioblasto pueden ser aisladas y puestas en cultivo y, una vez adaptadas al nuevo medio, son lo que se denominan células madre embrionarias, o células ES (del inglés “embryonic stem”).

1936. Los mitos de la guerra civil. Enrique Moradiellos. 2004

Magnífico libro de Enrique Moradiellos. Lo incluyo entre mis libros.

Tuve conocimiento de este libro en esta entrevista a Antonio Muñoz Molina, que lo recomendaba con estas palabras: "Hay un libro que no me canso de recomendar de Enrique Moradiellos, que se llama 1936 y es un resumen de todo lo que ha sido probado y en lo cual hay un consenso abrumador entre los historiadores. En España estamos todos locos opinando todo el tiempo".

Moradiellos analiza la Guerra Civil Española (1936-1939) desde muchos puntos de vista, explicando el por qué de la guerra y su desenlace. El apoyo bibliográfico es amplio, con continuas referencias a obras y reproducción de partes las mismas, tanto para dar datos como para incluir textos y declaraciones de los principales protagonistas de la guerra, o reflexiones de los autores de las obras.


El libro es un intento, conseguido en buena parte, de poner en claro los acontecimientos que sucedieron en España y el mundo, en esos años. Sin tratar de defender a unos o a otros, el autor se enfrenta con los hechos y los interpreta. Me ha interesado especialmente el capítulo donde el autor escribe sobre Juan Negrín, figura muy controvertida.


A continuación escribo sobre lo que me ha parecido destacado, aunque el libro tiene mucho más de lo aquí reflejado y recomiendo su lectura completa.

En el primer y segundo capítulos analiza los mitos y la evolución de los análisis históricos de la guerra, respectivamente.

En el tercero escribe sobre "las tres Españas de 1936". Indicando que "la guerra civil estaría formada por 'muchas guerras' paralelas y latentes, todas ellas de origen previo a julio de 1936". 

"La República y sus partidarios se hicieron fuertes en aquella España básicamente urbana" y "la insurrección militar se consolidó de inmediato en aquella España básicamente rural". (P. 45).

Las tres Españas: la reformista democrática, la reaccionaria autoritaria o totalitaria y la revolucionaria colectivizadora. Alineadas la reformista y revolucionaria en el mismo bando, contra los reaccionarios. Pero estos últimos mejor reagrupados.

Se recogen declaraciones y escritos:

De José María Gil Robles (1933): "¡Qué importa que nos cueste hasta derramar sangre! [...] La democracia para nosotros no es un fin, sino un medio para ir a la conquista de un Estado nuevo. Llegado el momento el Parlamento o se somete o le hacemos desaparecer"(P. 55).

De Francisco Largo Caballero (1933): "El Partido Socialista va a la conquista del poder [...] legalmente si puede ser. [...], con arreglo a la constitución, y si no, como podamos". (P. 57).

De Indalecio Prieto (1 de mayo 1936): "La convulsión de una revolución, con un resultado u otro, la pude soportar un país; lo que no puede soportar un país es la sangría contante de desorden público sin finalidad revolucionaria inmediata; lo que no soporta una nación es el desgaste de su poder público y de su propia vitalidad económica, manteniendo el desasosiego, la zozobra y la intranquilidad". (P. 62).

De José Calvo Sotelo (12  de enero de 1936): "Hoy el ejército es la base de la sustentación de la patria. [...] Cuando las hordas rojas del comunismo avanzan, sólo se concibe un freno: la fuerza del Estado y la transfusión de las virtudes militares -obediencia, disciplina y jerarquía- a la sociedad misma [...] Por eso invoco al Ejército y pido al patriotismo que lo impulse". (P. 64).

De Manuel Azaña (Memorias de guerra, 10 de septiembre de 1937): "En todas partes, los partidos obreros y los sindicatos acosan a los republicanos, prescinden de ellos cuando pueden, los atacan (...) Los republicanos se aguantan, protestan o se defienden como pueden. No pasan de ahí". (P. 66).

También se recogen las ideas de Salvador de Madariaga, quien personifica las tres Españas en: Francisco Franco, Francisco Largo Caballero y Francisco Giner de los Ríos, este último como "alma de la Institución Libre de Enseñanza y exponente de la 'otra tradición española, la de la transacción razonable y el acuerdo mutuo'". Según Madariaga, Giner de los Ríos y su legado fueron aplastados por "el efecto combinado" del doble pronunciamiento  de los otro dos Franciscos. (P. 67).


En el capítulo cuarto el autor analiza la  "Inevitabilidad, contingencia y responsabilidades" de la guerra.


Recoge la opinión de Juan Negrín (5 de septiembre de 1952) sobre las causas de la derrota: "Nuestra derrota [...] se debió más a nuestra inconmensurable incompetencia, a nuestra falta moral, a las intrigas, celos y divisiones que corrompían la retaguardia, y por último nuestra cobardía que a la carencia de armas. Cuando digo 'nuestra', no me refiero naturalmente a los héroes que lucharon hasta la muerte, o sobrevivieron toda suerte de pruebas, ni a la pobre población civil, siempre hambrienta y al borde de la inanición. Me refiero [...] a los dirigentes irresponsables, quienes, incapaces de prevenir una guerra, que no era inevitable, nos rendimos vergonzosamente, cuando aún era posible luchar y vencer. Y conste que no distingo cuando repito 'nosotros'. [...] hay una solidaridad en la responsabilidad, el único bautismo que puede lavarnos es el reconocimiento de nuestras faltas y errores comunes". (Pp. 69-70).


La opinión del historiador Santos Juliá, quien critica la debilidad del gobierno del frente popular tras triunfar en las elecciones del 36, con el PSOE y UGT inhibidos "de la responsabilidad de gobernar". (P. 74).


La del hispanista Shlomo Ben-Ami: "El fracaso final de la República no estaba condicionado irreversiblemente por los imperativos estructurales ni por las incapacidades intrínsecas de los españoles para el auto-gobierno. Fue causado por las políticas, algunas claramente malas y otras muy inadecuadas, y por la reacción frente a ellas". (P. 75).


Se indica en el libro que: "la idea de que era moralmente legítimo el uso de la violencia más extrema para imponer el triunfo de un modelo de orden socio-político no era privativo de los extremos del espectro político". Recogiendo testimonios de distintas personas que prueban lo escrito. (P. 76).


Se analiza el por qué el golpe militar dio lugar a una guerra, principalmente debido a la división tanto de la sociedad como de las fuerzas armadas. Y se señala al golpe de los militares como el responsable de "la chispa que envolvió a España en llamas (Edward Malefakis)". Además de indicar que: "Sin la fractura relativa que había en su seno [del ejército] y sin la amplia conjura en marcha en favor de una intervención militar anticonstitucional  no hubiera sido posible el enfrentamiento fratricida por razones de mera falta de elementos de combate". (Pp. 80-81).


Se dan las cifras de la relación de fuerzas militares a finales de 1936, tras el Golpe de Estado. Con las fuerzas igualadas, excepto por el Ejército de África, leal a los golpistas, que desequilibraba la balanza ligeramente. (P. 84). Basándose en: Los datos exactos de la guerra civil de Ramón Salas Larrazábal.


En el capítulo quinto se analizan las "Razones de una victoria absoluta y causas de una derrota total".


El autor indica que la falta de "medios y el equipo militar necesarios y suficientes para sostener un esfuerzo bélico de envergadura", por parte de ambos bandos, hizo que la contienda se internacionalizara al demandar ayuda los dos bandos. (P. 91-92).


Se recoge la opinión de Azaña que, por orden de importancia, enumera los enemigos del Gobierno republicano: 1. Gran Bretaña; 2. Las disensiones políticas dentro de la República; 3. La intervención armado italo-germana; 4. Franco. (P. 93).


Las causas del triunfo de Franco analizadas por Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor Central del Ejército Popular de la República, son expuestas: En el terreno militar, por la carestía de medios y la defectuosa dirección técnica de la guerra del ejército republicano. En el terreno político, por la falta de un fin político, las influencias sobre el gobierno y errores diplomáticos, todos en el lado republicano. En el orden social y humano, por la superioridad moral en el interior y el exterior y por asegurar una cooperación internacional permanente y pródiga de Franco. (Pp. 99-100).


El capítulo sexto está dedicado a "La faceta militar y estratégica".


"La extirpación física y total de un enemigo considerado como la anti-España", fue el objetivo de Franco. (P. 105).


En el capítulo séptimo se analiza "La dimensión institucional y económica".


Franco expresó la necesidad de "imponer una unidad extrema en la retaguardia bajo tutela militar". (P. 113). Además, el autor, expone como "la represión violenta y sistemática contra el enemigo interno, fehaciente o potencial" fue "la faceta más atroz" de los sublevados. (P. 106). La cifra dada en el libro de víctimas de esta represión es: 90 000, durante la guerra, y 40 000, en la postguerra. (P. 117). 


En la zona republicana la falta de una autoridad central, incapaz de "aprovechar al máximo los recursos económicos disponibles" y la intensa movilización popular, provocó que: Las milicias obreras fueron en un primer momento "las únicas fuerzas de combate reales y autónomas". "El surgimiento de comités, consejos y juntas autónomas, formados por sindicatos y partidos de izquierda, que asumieron las funciones de dirección política y administrativa". "Una oleada general de expropiaciones, incautaciones y colectivizaciones en la economía". "La represión incontrolada del enemigo de clase (militares, sacerdotes, civiles burgueses, intelectuales derechistas)".


Se recoge el testimonio de Francisco Partaloa, fiscal del Tribunal Supremo de Madrid, y testigo de la represión en las dos zonas: "En la zona nacionalista, era planificada, metódica, fría. [...] En la zona del Frente Popular también se cometieron atrocidades. [...] La diferencia reside en que en la zona republicana los crímenes los perpetró una gente apasionada, no las autoridades". (P. 126).


La producción industrial y agraria en territorio republicano se redujo, casi la mitad en ambos casos respecto a la de tiempos prebélicos. Y los precios "aumentaron un 49.8% en el segundo semestre de 1936 y un 57% en los cuatro primeros meses de 1937". (P. 128).


En una comparativa de Ángel Sánchez Asiaín sobre "la evolución global de la producción industrial (minera, siderúrgica y derivados de minería) entre ambas zonas [...]: en las provincias republicanas, en 1936 la producción bajó al 37.6 del nivel de preguerra, al 29.2 en 1937 y al 28.1 en 1938; en las provincias insurgentes el valor de la producción descendió en 1936 hasta el 70.4 y luego se recuperó hasta el 84.7 en 1937 y al 95.7 en 1938)". (P. 129).


El capítulo octavo se dedica a "El ámbito de la moral de combate en la retaguardia".


El 15 de agosto de 1936, el teniente coronel Juan Yagüe, en "el preámbulo del bando de declaración del estado de guerra emitido tras la cruenta ocupación de la ciudad de Badajoz", indica que: "El Ejército [...] tome a su cargo la dirección del país para entregarlo más tarde, cuando la tranquilidad y el orden estén establecidos, a los elementos civiles preparados para ello". En otro decreto, 25 de septiembre de 1936, se prohibían "todas las actuaciones políticas y las sindicales obreras y patronales de carácter político". "Medida que nunca seria revocada durante los casi cuarenta años de duración del régimen de Franco". (Pp. 137-138).


Se recogen las opiniones de Azaña: "De nada sirve que el Presidente de la República hable de democracia y liberalismo, si al propio tiempo las películas que nuestra propaganda hace exhibir en los cines, acaban siempre con los retratos de Lenin y de Stalin". (P. 141).


En el capítulo noveno se analiza la influencia de la política internacional sobre la guerra civil. En el que se demuestra como la política de no intervención Franco-británica perjudico seriamente los intereses de la República. Mientras los sublevados recibieron apoyo de Alemania, Italia y Portugal, la República contó con la ayuda de Rusia y Méjico, con problemas logísticos evidentes en ambos casos, además de las Brigadas Internacionales, que aportaron unos 35 000 voluntarios.


En el capítulo décimo el autor elige a Juan Negrín como "El rostro humano de un vencido". 


Se recogen las explicaciones de Negrín "de su política de resistencia": "No hay diplomacia posible sin el respaldo de una acción decidida a vender cara su derrota, y se engañan los que esperan ayudas gratuitas aunque se trate de las naciones más amigas y mejor intencionadas. (...) Porque lo que yo he querido siempre es conseguir la paz". (P. 191).


Dos hechos que definen la personalidad de Negrín: Uno es que en 1948 "defendió públicamente (en carta al New York Herald Tribune) la inclusión de España en el Plan Marshall norteamericano". La razón era que "soñar con el restablecimiento de la República a través del hambre y del empobrecimiento de España es un error. (...) Ni con el plan Marshall se le mantiene (a Franco en el poder), ni sin el plan se le echa". Y el segundo el disponer "que a su muerte (...) su familia entregase a las autoridades españolas toda la documentación concerniente al envío de las reservas de oro a la Unión Soviética durante la guerra civil, con el fin de probar que había sido gastado íntegramente en aras del esfuerzo de guerra republicano". (Pp. 193-194).


En el capítulo undécimo el autor elige a Francisco Franco como "El rostro humano de un vencedor".


En el análisis se indica que su etapa africana reforzó "las sumarias convicciones políticas de Franco" y contribuyó "en gran medida a deshumanizar su carácter". Además "aprendió bien las tácticas políticas del 'divide y vencerás' y la eficacia del terror (el que imponía la Legión) como arma militar ejemplarizante para lograr la parálisis y sumisión del enemigo". (Pp. 198-199).


Por último el autor en "Un epílogo abierto" recoge esta acertada frase de Charles de Gaulle: "Las guerras civiles, en las que en ambas trincheras hay hermanos, son imperdonables, porque la paz no nace cuando la guerra termina".


Y una reflexión del autor: "Cualesquiera que sean los graves problemas y hondas tensiones imperantes en una sociedad determinada (como era la española de 1936), el recurso a la guerra civil es una mala 'solución' política amén de una pésima opción humanitaria. Porque ocasiona sufrimientos inenarrables a la población afectada, provoca enormes devastaciones en todos los órdenes de la vida socio-económica, destruye la fibra moral que sostiene unida a toda colectividad cívica y genera un legado de penurias y heridas, materiales tanto como espirituales, que tardan generaciones enteras en ser reparadas y cicatrizadas".

También petróleo en las pizarras. Antón Uriarte


Leo esta mañana que Repsol ha encontrado en Argentina una enorme formación de pizarras con petróleo extraíble gracias a la técnica de la fracturación hidráulica (fracking) y a la perforación horizontal. Creo que el gobierno de la presidenta argentina no pondrá muchas pegas ecologistas (que si los acuíferos patatín, que si los terremotos patatán) para su rápida puesta en explotación. Seguirá el ejemplo de Dakota del Norte, un pequeño estado norteamericano, que vive desde hace tres años el boom del "oil shale". El porcentaje de desempleo ha bajado al 3,5 %, el menor de todos los estados. Allí se espera en pocos años superar la producción de petróleo convencional de Calfornia y de Alaska.


Hoover, Krugman y la Gran Depresión. Diego Sánchez de la Cruz

Desde hace algunos años, al calor de una grave crisis económica, muchos analistas estadounidenses se han lanzado a elaborar comparaciones entre la situación actual y la depresión que siguió al “crack de 1929″. En este contexto, voces como Robin Wells o Paul Krugman han enunciado una curiosa versión de la historia según la cual el Presidente Hoover habría sido un capitalista ortodoxo que hundió al país con su empeño en reducir el gobierno y apostar por el libre mercado. Posteriormente, comprobado el fracaso del programa liberal aplicado por Hoover, el “New Deal” de Franklin D. Roosevelt habría sido la salvación de los EEUU.

Todo lo anterior vendría a servir como una gran justificación para el continuo crecimiento del Estado implementado por George W. Bush y Barack Obama como respuesta ante la crisis económica. Sin embargo, la historia olvida un “pequeño” detalle: por mucho que aún resulte políticamente correcto afirmarlo, Herbert Hoover no fue en absoluto un mandatario liberal. En realidad, fue todo lo contrario:

- Entre 1929 y 1933 duplicó el gasto federal, expandiendo de forma continuada el peso del Estado en la economía estadounidense.

- Despilfarró el superávit presupuestario de 700 millones de dólares que dejó la Administración Coolidge para acabar asumiendo un déficit público superior a los 2,600 millones de dólares
, una cantidad histórica por aquel entonces.

- Inició un “plan de estímulo” dedicado a construir nuevas infraestructuras como el “Hoover Dam”, una presa que tuvo un devastador efecto
 en el Río del Colorado.


Leer completo en Libertad Digital.

Un largo camino lleno de trampas. Manuel Lagares

Si se cumplen los pronósticos de las encuestas, la responsabilidad del Gobierno corresponderá pronto al Partido Popular, que pretende una política económica bien distinta a la actual. Pero esa política discurrirá obligadamente por un camino lleno de trampas que, oportunamente activadas, podrían hacerla descarrilar mediante movilizaciones sociales como las ocurridas en Grecia. Cuatro de esos grupos de trampas, al menos, podrían constituir obstáculos formidables para una acción eficiente. El primero es el del paro. El segundo, el del déficit público. El tercero, la solución de la crisis bancaria. El cuarto, el cambio estructural en nuestra economía. Cuatro formidables agujeros negros en los que podría hundirse el crédito inicial concedido a todo nuevo Gobierno y a sus políticas.

La trampa del paro comenzará a vislumbrarse a principios del nuevo año, cuando se conozca la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre. Con una economía que probablemente termine 2011 con tasas negativas de crecimiento, no cabe esperar sino otro aumento importante del desempleo que, a esas alturas del nuevo ejercicio, quizá se considere todavía responsabilidad del Gobierno anterior. Pero ese crédito durará poco pues en abril aparecerá la EPA del primer trimestre de 2012. Con crecimientos negativos a finales de 2011 en un panorama internacional recesivo, no solo el primer trimestre de la EPA sino también el segundo -que se conocerá a finales de julio- y quizá el tercero presentarán todavía aumentos apreciables del paro que podrían tratar de endosarse al nuevo Gobierno.

Incluso aunque en la segunda mitad de 2012 se consiguiese ya un crecimiento del PIB a tasas que posibilitaran el inicio de la creación de empleo, esos resultados, muy difíciles de alcanzar, no repercutirían en la EPA hasta finales del 2012 (datos del tercer trimestre) o principios de 2013 (datos del cuarto) y en la Contabilidad Nacional hasta un mes después de esas dos fechas. En el mejor de los casos queda por delante todo un año, al menos, de graves penurias en el empleo y en el crecimiento del PIB y de imputaciones cada vez más duras a las necesarias políticas de ajuste del nuevo Gobierno, como ya se está ensayando en estos días.


Seguir leyendo en Revista de Prensa.