¿Quién es el culpable del exceso de deuda privada? Juan Ramón Rallo


¿Y cómo se coordina la demanda y la oferta de crédito? Fundamentalmente a través de los tipos de interés: a saber, el precio que deben pagar los demandantes de crédito por adelantar su gasto y el que reciben los oferentes para compensarles por el retraso. Por un lado, si el ahorro aumenta, esto es, si hay más gente dispuesta a diferir sus necesidades durante más tiempo, la oferta de crédito crecerá y los tipos de interés bajarán (y lo contrario si el ahorro se reduce). Por otro, si la demanda de crédito aumenta, como habrá más gente compitiendo por un volumen dado de ahorros, los tipos de interés se incrementarán, y aquellos que valoren en menor medida anticipar su gasto futuro, se quedarán sin crédito.

Los tipos de interés son un elemento fundamental en nuestras economías, en tanto en cuanto permiten la coordinación de las personas a lo largo del tiempo: si uno gasta más de lo que ha producido o va a producir durante un período de tiempo es porque otro gasta menos de lo que ha producido o va a producir. Pero los tipos de interés libremente establecidos no sólo facilitan la coordinación entre los agentes, sino que imponen un límite muy severo al endeudamiento: sólo se puede conceder como crédito aquello que se haya previamente ahorrado. Ya vimos que los aumentos de la demanda de crédito son en gran parte esterilizados por subidas del tipo de interés, por lo que resulta harto complicado que las burbujas financieras basadas en el aumento continuado del crédito puedan mantenerse por mucho tiempo: si la demanda de deuda se incrementa exponencialmente, los tipos de interés también lo harán, lo que secará la demanda.

[...]

En España, por ejemplo, el crédito hipotecario creció entre 2003 y 2007 a una tasa media del 18% anual y en EEUU al 10% anual, pero los tipos de interés no sólo no subieron sino que bajaron entre tanto. ¿Acaso fue que el ahorro español y estadounidense creció a tasas similares o superiores al de la demanda de crédito? Obviamente no: fue que los bancos concedieron créditos con cargo al ahorro futuro. Algunos economistas afirman que durante esos años nos estuvimos financiando con cargo al ahorro alemán y chino, pero, de nuevo, la financiación extranjera que entraba en nuestro país no era ahorro, sino crédito alemán y chino que superaba en mucho el ahorro interno de esos países. Sólo es necesario acercarse al balance de cualquier banco alemán para comprobar que el plazo de los créditos que concedieron esos bancos era muy superior al de las deudas que creaban para sufragarlos; es decir, los alemanes no estuvieron dispuestos a ahorrar durante todo el tiempo como el que se nos permitió a los españoles gastar en exceso a cuenta de esos alemanes.

[...]

¿Quién es, en suma, el culpable del perverso sistema en qué vivimos? Desde luego, el intervencionismo monetario y financiero del Estado. En su ausencia –es decir, con patrón oro y una banca sin acceso casi ilimitado al banco central– podría haber habido una intensísima demanda de crédito, pero ésta hubiese sido aplastada por una oferta inelástica y por unos tipos de interés al alza. Pero no, quisimos fiesta... y la tuvimos.


Allan R. Banks (1948)

Autumn-WhispersAutumn Whispers
A Little CoaxingA Little Coaxing
Girl From The VillageGirl From The Village
Lilies Of The FieldLilies Of The Field
small_Reading On A Sunlit AfternoonReading On A Sunlit Afternoon
Girl Feeding Her ChickensGirl Feeding Her Chickens
Girl In WhiteGirl In White
HannaHanna
Girl With FlowersGirl With Flowers
Market SceneMarket Scene
Portrait of HelenPortrait Of Helen
NikkiNikki
Reverie Reverie

Reiniciando la psicología evolucionista. Eduardo Robredo Zugasti

John Tooby
Aunque se señala a Charles Darwin como padre fundador de la psicología evolucionista, al haber sugerido por primera vez que las “facultades mentales” del ser humano debían entenderse a la luz de la selección natural, la interpretación evolucionista propiamente moderna de la psicología no cristaliza hasta los años ochenta del siglo pasado, alrededor de un conjunto de investigadores en la universidad de California en Santa Barbara. El punto que mejor sintetiza este programa de investigación es este de John Tooby y Leda Cosmides: “Nuestros cráneos modernos contienen una mente de la edad de piedra“.
A lo largo de los últimos años la psicología evolucionista se ha convertido en un género científico que goza de relativa popularidad, con algunos divulgadores distinguidos, como Steven Pinker, que descubrió para el gran público la disciplina en su libro La tabla rasa, e incluso algún que otro escándalo debido a las implicaciones supuestamente ideológicas de la disciplina (el caso más sonado es el de Satoshi Kanazawa, apartado de la London School of Economics por publicar un controvertido post sobre raza y atractivo físico).
Sin embargo, de acuerdo con un artículo que Johan J. Bolhuis y sus colegas han publicado recientemente en Public Library of Science, la psicología evolucionista necesita una actualización drástica. Sus cuatro presupuestos teóricos básicos, al menos de acuerdo con la versión de la “escuela de Santa Barbara”, necesitan ser  redefinidos . Estos cuatro supuestos son 1) El ambiente de la adaptación evolutiva 2) Gradualismo, 2) Universalismo y 4) Modularidad.

¿Miente Sánchez Galán al hablar de renovables? Manuel Fernández Ordóñez


El Presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, se desmarcó ayer con unas durísimas declaraciones en las que puso de manifiesto lo que vengo denunciando en esta web (y en otras) desde hace años. En su comparecencia pronunció, literalmente, las siguientes afirmaciones

“El español es uno de los sistemas eléctricos donde el apoyo a las renovables supone un mayor coste por MWh total producido en el sistema.”

“La razón para que el sistema español haya creado esta auténtica burbuja se encuentra en la implantación masiva de tecnologías no suficientemente maduras, como es el caso de las tecnologías solares, que en el año 2011 aportarán un 3% de la energía mientras van a suponer un 13% del coste total.”

“El desarrollo de esas tecnologías más caras y menos maduras, como son las termosolares y las fotovoltaicas, obligarán a aumentar el recibo de la luz unos 400 euros por consumidor ya que las cuatro empresas que en la actualidad están financiando el déficit [de tarifa] difícilmente podrán seguir haciéndolo en el actual contexto de los mercados financieros.”

[...]

Teniendo en cuenta todo lo anterior, el recibo de la luz debe subir para compensar el déficit de tarifa eléctrico. Me faltan datos, sin embargo, para poder cuantificarlo. No puedo calcular si subirá en 100 euros, en 300 ó en 500. Sánchez Galán lo ha hecho y nos dice que serán unos 400 euros por cabeza, pero no lo puedo corroborar. En lo demás, Sánchez Galán tiene razón en todo lo que ha dicho. Incluso en lo de calificar la energía solar de burbuja, aunque eso ya lo había hecho hasta Zapatero, por cierto.


Leer completo en El Rincón Energético.

Entrevista a Carlos Rodríguez Braun. Juan Carlos Cachanosky y Roberto Cachanosky.


Entrevista a Carlos Rodriguez Braun, economista y catedrático, que reside en España sobre las elecciones del próximo domingo y las posibilidades de ajuste y pago de la deuda española.

Utilizando la nueva tecnología de Internet, ahora incorporamos esta sección de Economía Para Todos Televisión. En este programa podrá ver un debate sobre las elecciones en España y el futuro de su situación económica, entre Carlos Rodriguez Braun, Juan Carlos Cachanosky y Roberto Cachanosky.

Para ver el programa haga click aquí: http://corporatet.adobeconnect.com/p88q7r69j33/


Fuente: blog de CRB.

How Does Prozac Work? Jonah Lehrer


What’s the point of neuroscience? Why do we spend billions of dollars investigating those three pounds of flesh inside the head? Sure, human nature is interesting, and self-knowledge is a virtuous pursuit, but let’s be honest: we study the brain because we don’t want to die. Because we want cures for awful afflictions. Because we’re desperate to avoid depression and addiction and dementia. The only way to justify the terrific expense of biomedical research is medicine.

Here’s the bad news: I think neuroscience has yet to deliver on its therapeutical potential. We’ve learned an astonishing amount about the brain in recent years – a ten year old textbook is totally obsolete – but all this shiny new knowledge has yet to heal us. As a result, we’re still stuck with pills and treatments that are frustratingly ineffective.

Consider depression. Every year, approximately 7 percent of us will be afflicted to some degree by the awful mental state that William Styron described as a “gray drizzle of horror . . . a storm of murk.” This is a big societal problem, which is why 24.4 million prescriptions were filled for fluoxetine (the generic version of Prozac) in 2010 in America.

The first thing to say about fluoxetine is that it’s an old drug, having been introduced in the early 1970s. (Like many medical treatments, it was discovered largely by accident, when researchers realized that a common anti-histamine had anti-depressant properties.) Until recently, scientists assumed they knew how fluoxetine/Prozac worked. The story was simple: depression results from a neurotransmitter imbalance in the brain, in which patients suffer from a shortage of chemical happiness. The little blue pills cheer us up because they give the brain what it has been missing – a dose of serotonin.

There’s only one problem with this theory of anti-depressants: it’s almost certainly wrong, or at the very least woefully incomplete. Experiments have since shown that lowering people’s serotonin levels does not make them depressed, nor does it worsen their symptoms if they are already depressed. And then there’s the “Prozac lag”: although anti-depressants increase the amount of serotonin in the brain within hours, their beneficial effects are not usually felt for weeks.

Continue reading in The Wired.

Retrasan atención a preso para operación de la vista. Dania Virgen García

El recluso Reynol Vicente Sánchez, quien se encuentra recluido en el destacamento 5 de la prisión de Toledo, informa que le niegan asistir al turno médico que consiguió por vía telefónica para operarse de la vista.

Luego de tres meses en espera de la coordinación del Hospital Nacional de Reclusos del Combinado del Este, y un mes y medio después de ser trasladado de dicha prisión para Toledo, le han informado que tiene que esperar por las coordinaciones de los altos mandos para ser atendido en el Hospital Liga contra la Ceguera. El Teniente Coronel Mariano, jefe de servicio médico de cárceles y prisiones, es el encargado de dicha coordinación.

Refiere el recluso que preocupado por su vista, el día 1ro de noviembre, personalmente hizo una llamada al hospital “Miguel Enriques” desde la prisión para comunicarse con la Doctora Daimis Rodríguez Ramírez, quien anterior mente fue la que lo atendió, le indicó las pruebas y análisis para su operación, y solicitó esa operación desde el día 19 de septiembre, con la tramitación de un conduce al hospital. Al llegar al Combinado del Este, donde se encontraba entonces, la Capitana Brenda le realizó el conduce comunicándole esta que cuando se trataba de presos ellos no lo entendían y no se le prestaba atención y surgían las dificultades.

Cuando se comunicó con la Doctora Beatriz, del Hospital “Miguel Enríquez”, le dijo que la prisión está complicando las cosas, que lo que tienen que hacer es coordinar el turno con la Doctora Arlenis Acuña, los martes a las 8 de la mañana.

Desde hace tres meses Reynol Vicente está esperando por la coordinación de los altos mandos de la prisión Combinado del Este y ahora de la prisión Toledo junto a la de la Dirección de Cárceles y Prisiones, los cuales le informan que tiene que esperar.

Reynol Vicente se pregunta si es un pecado haber nacido en Cuba, si su madre tenía que haberlo parido en Venezuela, “porque los ciudadanos cubanos tienen menos derechos que los extranjeros en su propia tierra”, asegura.


Leer más noticias en Cuba por Dentro.

Firma por la Libertad y los Derechos Humanos en Cuba.

España discutida y discutible. Arturo Pérez-Reverte


Calculen ustedes mismos: océano Índico, anocheciendo, mala mar, esquife con piratas, mujer cuyo marido acaba de ser asesinado, y a la que llevan a tierra para cantarle bonitas coplas africanas típicas de allí. Y en eso, lancha neumática que llega con fuerzas especiales españolas. Tatatachán. Los malos se lían a tiros. Bang, bang, bang. Por parte de los buenos, tiroteo de precisión, impecable. Más bang. Vuelca el esquife, rehén cae al agua. Chof. Dos piratas con Kalashnikovs apuntándole a la pobre señora. Fuego de los buenos que neutraliza a los malos. Señora que se hunde en el mar. Capitán de fuerzas especiales que se tira al agua con veinte kilos de equipo de combate encima, casco, pistola, radio y dos cojones, y salva a la prójima. Éxito absoluto, beso de la rehén al capitán, final de película. Y entonces, en vez de difundir el episodio, enorgulleciéndose de que en 45 segundos un grupo de infantes de marina españoles haya resuelto tan difícil situación, con algún pirata herido pero sin dar matarile a nadie, la ministra de Defensa y quienes le llevan el botijo deciden perfil bajo y poco ruido. No vayan a criticarnos, dicen, que les disparemos a negros famélicos y tal. Nosotros que los queremos tanto. Y una vez más, como de costumbre, se nos llena de cagadas de rata el arroz de la paella.


Leer completo en la web de Pérez-Reverte.

Globalización y reducción de la pobreza. Xavier Sala i Martín

Descargar en PDF.


Destaco:

La mayor parte de los ciudadanos de Nigeria se hace cada vez más pobre. Nigeria es el país más grande de África en términos de población con 120 millones de habitantes. El promedio de la renta es cada vez peor. Han pasado 40 años de crecimiento negativo en este país, que tiene grandes recursos naturales. Pero los recursos naturales son –paradójicamente– negativos, porque crean corrupción, ya que son fáciles de robar, mientras que los recursos humanos no se pueden robar, ¡porque la gente se rebela! Los economistas lo calificamos como la «maldición de los recursos naturales», ya que el «dinero fácil» procedente de la venta de los recursos naturales acaba perjudicando al país. En Nigeria, el 20% de los ricos cada día está mejor, y no tienen ningún incentivo para hacer reformas. Éste es uno de los dramas de África, por más que se lo digamos desde fuera.

[…]

Claramente, la pobreza es un mal. Yo quiero que haya un mundo sin pobres. Sin embargo, no sé qué pensar sobre las desigualdades. Depende de dónde vengan, de las causas, del nivel de desigualdad. Dos personas con el mismo dinero pueden consumir de manera diferente, según sus apetencias, pero ser igual de felices. Pero los expertos dicen que la felicidad es importante pero no se puede calcular, mientras que sí podemos calcular la renta. Si quisiéramos un mundo igualitario con las dos personas felices ya estaría bien. Pero como sólo observamos la renta vemos unas grandes desigualdades. Así que si ponemos un impuesto elevado al que trabaja y se lo damos al que no trabaja, vamos a crear desigualdades de bienestar, que no igualdades de renta. Es decir, que hay desigualdades de renta que pueden surgir, pero que no son malas.

Otra desigualdad se produce, por ejemplo, en China, donde los pobres, la gente con renta más baja, ven aumentada su renta en un 10% y la gente más rica en un 20%. ¿Es esto mejor o peor? Los pobres han mejorado en un 10% y los ricos en un 20%, con lo que las desigualdades han subido. Hay gente a la que le puede molestar que haya desigualdades, pero ya necesitamos hablar de qué es lo que nos gusta. Necesitamos explicitar cuáles son nuestras preferencias sobre las desigualdades.

[…]

Antes de la Revolución Industrial, casi todos los ciudadanos del mundo eran iguales, es decir, igual de pobres. Había un rey, había un césar, había un burócrata chino, había gente rica, pero eran poquísimos. La mayor parte de la gente, la mayor parte de los ciudadanos del planeta eran agricultores, en China, en América y en Europa, y vivían en niveles de subsistencia. Comían, se vestían y se morían. Es decir, estaban al nivel de subsistencia. Por lo tanto, en todo el planeta la gente era más o menos igual de pobre.

[…]

La Revolución Industrial tiene dos características. La primera es que la gente se hace rica y la segunda es que se produce una tasa de crecimiento explosiva, es decir, que se hace cada año más rica. De manera que en la Inglaterra de hoy, los ciudadanos de a pie viven mucho mejor de lo que vivía el César o los reyes en el siglo XV. Tienen cosas que antes no tenían. Tienen dentistas, gafas, tienen calefacción, CDs, helados de vainilla y muñecas Barbie. Todo lo que antes no existía. Y esto empieza primero en Inglaterra. Si lo comparamos con la población de hoy, la situación previa a la Revolución Industrial sería la equivalente a la de 6.000 millones de personas igual de pobres. De repente, los ingleses, que son pocos, empiezan a crecer. La distancia va creciendo. Luego se apuntan los norteamericanos, el resto de Europa, Australia, Japón. Las diferencias van subiendo y, en términos de la población mundial, había 1.000 millones de ciudadanos –la OCDE, esencialmente– creciendo sin parar y 5.000 millones de personas pobres como ratas, viviendo en niveles de subsistencia. Esta es la historia del siglo XIX y de casi todo el siglo XX.

Pero en 1980 pasan cosas fantásticas. 1.300 millones de chinos empiezan a crecer. 1.100 millones de indios empiezan a crecer. 300 millones de indonesios empiezan a crecer. 50 millones de malayos, tailandeses, también. Más de la mitad de la población del planeta, de repente, empieza a crecer. Y lo hace al 6, al 7, al 10%. Es decir, que la mitad de los que estaban «abajo» convergen rapidísimamente hacia nuestros niveles. Y esto es lo que causa que las desigualdades empiecen a bajar. Porque la mayor parte del planeta se ha apuntado a la Revolución Industrial y sus rentas por primera vez en la historia convergen con las nuestras.

[...]

En 20 años Asia ha hecho un milagro. Salir de la pobreza, por tanto, se puede conseguir. Mucha gente decía que era imposible, que con la cultura asiática era imposible, que su religión les llevaba a la sumisión, que eran gente que, a diferencia de los cristianos, y sobre todo de los protestantes, que perseguimos el bien material, los chinos estaban allí flotando con su religión mística y que nunca jamás serían gente emprendedora, y que no podrían salir del pozo. Esto nos los decían en el año sesenta. Hoy en día, los chinos están creciendo.

Y hoy estamos escuchando los mismos mensajes respecto de África: que los africanos no tienen iniciativa, que son tontos, que los emprendedores en África son siempre extranjeros, que la gente rica y los que tienen negocios en el África negra son indios o chinos, o libaneses, todo para demostrar que la raza africana es una raza inferior. Las mismas tonterías que se decían antes de China. Lo importante es que China lo ha conseguido y lo ha conseguido igual que lo hemos conseguido nosotros.

¿Cómo lo hemos conseguido? ¿Con la «tasa Tobin», con la renta básica, con la caridad del 0,7%, con la condonación de la deuda, con la antiglobalización? La respuesta es no. La respuesta es que lo hemos conseguido con la economía capitalista de mercado. Así es como lo hemos conseguido nosotros, así es como lo ha conseguido China y así es como lo conseguirán los africanos. Abriendo las fronteras a la globalización que todavía no ha llegado.

BCE: ¿+ o -? Carlos Rodríguez Braun


Todo en los bancos centrales resulta paradójico y contradictorio. Actúan como los salvadores después de que estallan burbujas que ellos mismos han inflado. O se definen orgullosamente como instituciones independientes del poder político, cuando son criaturas del poder político, un poder que designa a sus dirigentes, y un poder ante cuyas presiones siempre acaban rindiéndose tarde o temprano. Este juego político se vio claramente en los últimos días, en los que hemos podido asistir al bochornoso espectáculo de Smiley transfiriendo sus graves responsabilidades a Frankfurt y exigiendo al BCE, como hace toda la izquierda, que acometa una masiva compra de deuda pública. Cayo Lara llegó a afirmar seriamente que el BCE debería intervenir para “acabar de un plumazo con la especulación”.

Se trata de apreciables disparates: la política monetaria no es un sustituto de la política fiscal, no puede resolver mágicamente los problemas de ésta última mediante inyecciones de liquidez a cambio de deuda pública, y, para colmo de males, estas expansiones monetarias, si se realizan a cambio de títulos cuya credibilidad va degradándose, se traducen en la degradación correspondiente del pasivo del banco central, es decir, la moneda.

Y en ésas estamos, en el tira y afloja entre quienes creen que la intervención del BCE ha sido incapaz de contener la crisis de la deuda porque ha sido insuficiente, y los que temen que una intervención excesiva socave la solidez del sistema y la del euro. Estas pujas se dirimen conforme a la fuerza política y los intereses de los contendientes, a quienes puede convenir en determinado momento dar una imagen de austeridad o de largueza.

Históricamente, las restricciones monetarias erigidas para contener la expansión de los Estados y la insostenibilidad de sus deudas han tendido a ceder. Dos muy célebres fueron el patrón oro, liquidado en el período de entreguerras, y el Sistema de Bretton Woods, volado por Richard Nixon el 15 de agosto de 1971. El euro es seguramente el esquema monetario más ambicioso del mundo después de esos dos.

Templo de Debod, alrededores y Plaza de España, Madrid. María Jesús Martín Villar
































Fotografías de María Jesús Martín Villar.

La vida universitaria. Arcadi Espada


Te bastará saber que la única razón que de su apartamiento universitario da el decano no tiene que ver con los recortes ni con la desaparición de su bonita asignatura. Es que Espada no hacía vida universitaria. No es que no impartiera sus clases, asistiera a las vacuas y escasas reuniones a las que era convocado y cumpliera rigurosamente con sus obligaciones. No. Justificándole que necesitabas pruebas para creerme, he podido arrancarle estas líneas de la patética carta del decano: «También es de personas educadas llamar de cuando en cuando a la puerta del despacho de al lado, donde trabaja la persona que te contrató hace casi 20 años». Habrás comprendido. La vida universitaria. No enseñar, no leer, no escribir, no pagar deudas. Toc, toc.


Leer completo en Diarios de Arcadi Espada.

Cómo aprenden los bebés a caminar


La impronta genética neuromotora determina cómo aprenden los bebés a caminar. La medida experimental mediante electromiografía (EMG) de la actividad de las neuronas motoras en bebés recién nacidos mientras dan sus primeros pasos ha permitido demostrar que utilizan patrones de control y estimulación neural similares a los observados en ratas, gatos, macacos y gallinas de guinea. Conforme el bebé se desarrolla va optimizando estos patrones neuromotores básicos y va añadiendo nuevos patrones hasta que aprende a caminar de forma óptima como un adulto.


Leer completo en francisthemulenews.

Need to Create? Get a Constraint. Jonah Lehrer

One of the many paradoxes of human creativity is that it seems to benefit from constraints. Although we imagine the imagination as requiring total freedom, the reality of the creative process is that it’s often entangled with strict conventions and formal requirements. Pop songs have choruses and refrains; symphonies have four movements; plays have five acts; painters still rely on the tropes of portraiture.
Perhaps the best example of this phenomenon is poetry. At first glance, the art seems to be defined by its liberation from ordinary language – poets don’t have to obey the rules of syntax and punctuation. And yet, most poetry still depends on literary forms with exacting requirements, such as haikus, sestets and sonnets. This writing method seems to make little sense, since it makes the creative act much more difficult. Instead of composing free verse, poets frustrate themselves with structural constraints. Why?
A new study led by Janina Marguc at the University of Amsterdam, and published in The Journal of Personality and Social Psychology, provides an interesting answer. It turns out that the obstacles of form come with an unexpected psychological perk, allowing people to think in a more all-encompassing fashion. The introduction of the paper sets up the mystery:
Daily life is full of obstacles: A construction site blocking the usual road to work, a colleague’s background chatter interfering with one’s ability to concentrate, a newborn child hindering parents in completing their daily routines, or a lack of resources standing in the way of realizing an ambitious plan. How do people cognitively respond to such obstacles? How do the ways in which they perceive and process information from their environment change when an obstacle interferes with what they want to accomplish? In the present research, we aim to shed light on these questions by investigating the impact of obstacles on global versus local processing. We propose that unless people are inclined to disengage prematurely from ongoing activities, obstacles will prompt them to step back and adopt a more global, Gestalt-like processing style that allows them to look at the “big picture” and conceptually integrate seemingly unrelated pieces of information.


Continue reading in The Wired.

Continúa sin conocerse el paradero de Enyor Díaz Allen, corresponsal de Hablemos Press


Por Redacción de Hablemos Press.

La Habana, 18 de noviembre.─ Continua desaparecido Enyor Díaz Allen, corresponsal del Centro de Información Hablemos Press, detenido el jueves en la tarde por agentes de la Seguridad del Estado.

Según la esposa del corresponsal a indagado por varias estaciones policiales y “no me dicen donde está, alegan que esa información quien la puede dar es la Seguridad del Estado”.

Enyor Díaz reside en Guantánamo desde donde informa a nuestra agencia los hechos que ocurren allí y que la prensa oficial no da a conocer.

Responsabilizamos a las autoridades cubanas de lo que pueda sucederle a nuestro corresponsal.

Firma por la Libertad y los Derechos Humanos en Cuba.

Prioridad: los jóvenes. Florentino Felgueroso y Luis Garicano

El Gobierno que salga elegido en las elecciones de hoy tendrá que tomar muchas decisiones para hacer frente a los problemas del desempleo, del mercado inmobiliario, del sistema financiero, de la crisis del euro, etcétera. Cuando tome estas decisiones, debe ser consciente en todo momento de que la acción de gobierno necesita orientarse hacia el segmento más azotado por la crisis: los jóvenes.

Su indignación no es sorprendente. Uno de cada dos jóvenes menores de 30 años no dispone de empleo. La precariedad es habitual para el resto: la mitad de los que trabajan tiene un contrato temporal. Su vida está en estado de congelación, con escasas posibilidades de comenzar una familia, comprar una casa y avanzar en su carrera profesional. Dadas las bajas perspectivas de crecimiento para los próximos años, el riesgo de quedarse atascado en los márgenes del mercado tras un periodo dando tumbos es desgraciadamente elevado.

El problema clave a medio plazo es el bajo nivel de formación de gran parte de esta generación. En un mundo dominado por las tecnologías de la información y en el que muchos procesos productivos menos avanzados se deslocalizarán hacia países en desarrollo, la formación adquiere cada día más importancia. Pues bien, de acuerdo con datos recientes de Eurostat, algo menos de uno de cada tres jóvenes españoles de 18 a 24 años abandona el sistema educativo sin conseguir un título posterior a la enseñanza secundaria obligatoria.

Seguir leyendo en El País.

En los dominios del Kremlin por José Antonio Rico. Sergio Campos Cacho

2ª ed. México: Atlántico, 1952
En 1938 salió de España la última expedición de pilotos que habría de culminar su formación en la URSS. No todos los que desde Rusia quisieron emigrar a Francia o a países americanos lo consiguieron. Algunos terminaron en el Gulag. Este es uno de los capítulos negros de la República española, y muy especialmente de don Juan Negrín, que supo mover los hilos adecuados para que su hijo Rómulo abandonara los cursos de aviación mientras el resto de pilotos quedaba en manos soviéticas. La República pagó generosamente estos cursos, como demuestra la historiadora Carmen Calvo Jung en su libro Los últimos aviadores de la República: la cuarta expedición a Kirovabad, pero fue incapaz de otorgar a sus ciudadanos la libertad de salir de Rusia. Recomiendo la lectura del libro de Calvo Jung. Se trata de un trabajo extraordinariamente documentado que vuelve a dar nombre a un grupo de españoles republicanos que cayeron en el olvido.

Calvo Jung cita muchas memorias de estos pilotos -alguna de ellas inéditas- en su libro. Tengo tres en mis manos. 18 años en la U.R.S.S., de Vicente Monclús Guallar, Un piloto español en la U.R.S.S., de Juan Blasco Cobo y En los dominios del Kremlin, de José Luis Rico. Los tres coinciden al narrar hechos fundamentales y no difiere mucho el desprecio que muestran hacia sus carceleros. Eran republicanos, no comunistas, y cayeron víctimas de la propaganda soviética. Creyeron que llegarían a un mundo paradisíaco y el desencanto fue absoluto. Creo que es de justicia hacerles un pequeño hueco en nuestra cofradía de renegados y desengañados.

Seguir leyendo en La biblioteca fantasma.