Víctimas, 3 de enero: Constantino Ortín Gil y Joaquín Martínez Simón

Libertad Digital.

El 3 de enero de 1979 ETA dejó su impronta con el asesinato en Madrid del general CONSTANTINO ORTÍN GIL. El gobernador militar de Madrid fue asesinado en torno a las tres de la tarde cuando entraba en su domicilio, por cuatro individuos que le dispararon a bocajarro. Uno de los disparos fue en la frente, mortal de necesidad, por lo que la víctima ingresó cadáver en la Residencia Francisco Franco. Era natural de La Ñora (Murcia), casado y sin hijos.
Años después se sabría que el asesinato fue ordenado por Txomin Iturbe Abasolo al grupo etarra Argala, un grupo secreto formado exclusivamente por ciudadanos franceses, dirigidos por Henri Parot, que cometió una treintena de asesinatos en 12 años. La historia de esta célula secreta de ETA terminó en 1990 con la detención en Sevilla de Parot. Este hecho tuvo su importancia en la mejora de la colaboración hispano-francesa. En 1991, Henri Parot fue condenado a 27 años por este atentado.
El 3 de enero de 1981 fallece el industrial JOAQUÍN MARTÍNEZ SIMÓN, que no pudo superar las graves heridas que le produjo el brutal atentado cometido el 27 de noviembre de 1980 con un coche bomba situado enfrente de un bar de Logroño. Su amigo, el inspector de policía Carlos Fernández Valcárcel, sobrevivió hasta el 2 de diciembre, mientras que Miguel Ángel San Martín Fernández falleció en el acto.
Martínez Simón fue intervenido durante tres horas de heridas múltiples en todo el cuerpo, fracturas en ambas piernas y quemaduras, y fue preciso amputarle las dos piernas a la altura de la rodilla. Sin embargo su estado fue agravándose con el paso de los días. La muerte le sobrevino poco antes de las tres de la tarde del 3 de enero de 1981 en la Clínica Universitaria de Pamplona, como consecuencia de un shock séptico debido a las heridas provocadas por la metralla.
Sólo sobrevivió el cuarto amigo, José Luis Hernández Hurtado, que el 27 de noviembre de 2010, treinta años después, relataba en larioja.com que todavía sueña con el atentado. José Luis tenía entonces 40 años: "Lo recuerdo como si hubiese sido ayer (...) Salvé la vida milagrosamente ya que el cuerpo de Miguel Ángel San Martín me hizo de coraza". José Luis recuerda hasta el orden de salida del bar: "Primero Carlos, luego San Martín, que medía 1,85 metros y pesaba cien kilos, y después yo, que mido 1,69 y pesaba 68 kilos. El último, Joaquín".
Como consecuencia de la explosión se abrió un gran socavón en la calle. El turismo Seat 124 saltó por los aires a 25 metros de altura y algunos de sus restos se hallaron a 50 metros de distancia. El etarra que preparó el brutal atentado fue Juan Manuel Soares Gamboa, hoy arrepentido. Sin embargo José Luis Hernández Hurtado responde tajantemente sobre la posibilidad de perdonarle: "No lo voy a perdonar nunca. Una cosa es despreciar, olvidar... pero, por favor, perdonar no". Soares Gamboa fue condenado en 1996 a tres penas de 17 años de reclusión menor por cada una de las muertes que provocó este atentado. Anteriormente, en 1982, fue condenado por el mismo atentado el etarra Isidro Echave Urrestrilla.
Joaquín Martínez Simón, industrial propietario de Manufacturas Ruxi y Corsetería Marta, tenía 45 años, estaba casado y era padre de cuatro hijos.

Emil Gilels: Live in Moscow (vol.2) - Mozart (1979/1983)



MOZART
Vyacheslav Ovchinnikov, conductor

Piano Concerto No. 27 in B-flat major, K. 595
I. Allegro
II. Larghetto in E flat major
III. Allegro
State Academic Orchestra of the Soviet Union
(1979)

Piano Concerto No. 10 in E-flat major for 2 Pianos, K. 365
with Elena Gilels, piano
I. Allegro
II. Andante
III. Rondo: Allegro

Piano Concerto No. 27 in B-flat major, K. 595
I. Allegro
II. Larghetto in E flat major
III. Allegro

State Orchestra of Moscow Symphony
(1983)


El mito sueco

Por Carlos Rodríguez Braun.

Suecia ha sido el paradigma socialdemócrata. Tras la crisis de los noventa, su crecimiento actual y la catástrofe de parte del mundo desarrollado han hecho renacer el modelo sueco como la demostración palpable de que, efectivamente, otro mundo es posible, a saber, el nirvana progresista donde suben los impuestos pero el crecimiento es sostenido. Los socialistas, así, no matan la gallina de los huevos de oro, sino que la alimentan.
Un historiador económico de la Universidad de Umea, Olle Krantz, aporta datos que cuestionan esta versión: “Economic growth and economic policy inSweden in the 20th century: a comparative perspective”).

A finales del siglo XIX, Suecia empieza a aparecer en el horizonte económico con fuerza: se realizan grandes inversiones en infraestructuras, en el sector siderúrgico y en la silvicultura, y al tiempo nacen y se desarrollan los gigantes de la industria sueca: Ericsson, Asea Brown Boveri y SKP. Señala Olle Krantz factores cruciales en lo económico y lo político. Por un lado, Suecia es un país pequeño, y esos países tienden a tener economías abiertas y competitivas. Aún con sus elevados impuestos, los cuatro países nórdicos siempre figuran entre los países más globalizados y flexibles; para que nos demos una idea, son más abiertos que Estados Unidos o Alemania. Por otro lado, Suecia no participó en ninguna de las dos Guerras Mundiales.

Es lógico que el ritmo de crecimiento no crezca indefinidamente, ni siquiera que se mantenga. “Pero el asunto –apunta Krantz– es la virulencia de la caída: ¿por qué se produjo el cambio de un crecimiento económico claramente por encima de la media de los países industrializados a uno claramente por debajo de dicha media?”

Lo que empezó a suceder a mediados del siglo XX fue, mire usted por donde, el socialismo. Los políticos empezaron a intervenir en los mercados, sobre todo en el laboral, y a aumentar los impuestos para financiar su criatura por excelencia: el Estado del Bienestar. Se aliaron con los sindicatos y las grandes empresas para cerrar los mercados y fomentar los privilegios de una economía cada vez menos competitiva. El gasto público creció espectacularmente y pasó del 31% en 1960, una cifra comparable a la del resto de Europa, al 60% del PIB en 1980.

En ese proceso de elevación sostenida de los impuestos y de intervencionismo rampante en los mercados, el crecimiento se frena marcadamente en los años 1990 y la renta per cápita de los suecos cae al nivel más bajo de toda la OCDE. No se trata, pues, de un paraíso socialdemócrata, y los socialistas, efectivamente, matan la gallina de los huevos de oro, o al menos la ahogan hasta que los votantes los echan del poder, como hicieron en Suecia, que debió detener y corregir el intervencionismo para volver a crecer.

¿Se han vuelto liberales los suecos? Qué va, ya me gustaría. Padecen impuestos todavía muy elevados y similares dolencias progresistas que revisaremos otro día.

Las víctimas del terror montonero no cuentan en Argentina

Entrevista a Victoria Villarruel por Carmen Muñoz.

Victoria Villarruel por Ernesto Agudo
Su abuelo fue víctima de la violencia guerrillera de izquierdas que Argentina sufrió en los 70 a manos de los montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Victoria Villarruel preside el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (Celtyv), una ONG que defiende el derecho de 18.331 víctimas directas documentadas a «la Justicia, la verdad y la reparación». Han llegado a esa cifra, dice, investigando recortes de prensa, libros y revistas de las guerrillas. De ellos, 1.355 perdieron la vida.
—¿Qué reclaman al Gobierno?
—Le exigimos que abra los archivos sobre esa época, para que podamos completar nuestra investigación, y una comisión de la verdad. Pero el Gobierno discrimina en razón de la ideología y de quién cometió los crímenes. Solo reconoce a una clase de víctimas, a las de los abusos del Estado. Si fuiste montonero tienes derechos, pero las víctimas del terror de izquierdas no cuentan.
—¿Por qué denuncia que especialmente durante los mandatos del matrimonio Kirchner no se ha reconocido a estas víctimas?
—Porque en todas las estructuras del Estado, incluido el Poder Judicial, hay personas que formaron parte de los montoneros o del ERP, o estaban relacionados con estos grupos. Es difícil lograr justicia cuando el poder está en manos de quienes agredieron. En los últimos diez años no ha prosperado ninguna causa judicial nuestra.
—¿Cuál es el perfil de los afectados?
—El 70% de las 18.331 víctimas eran civiles apolíticos, por eso no reclamaron sus derechos al Gobierno. No se conocían, eran sindicalistas, jueces, judíos, católicos, extranjeros... El 30% eran uniformados agredidos en situación de descanso, por lo que son civiles según el derecho internacional.
—¿Hay alguna víctima española?
—Sí, Arturo Mor Roig, político nacido en Lérida que fue asesinado en un restaurante (de la Unión Cívica Radical, ministro de Interior durante el Gobierno de facto de Alejandro Lanusse).
—¿Mantienen contacto con alguna organización de víctimas española?
—Nos hemos inspirado en la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), con la que colaboramos. Vemos con preocupación que España le conceda ser parte a ETA en las negociaciones del final. Un grupo terrorista no tiene que ser parte, tiene que entregar las armas, pedir perdón y hacerse responsable de los crímenes. Cualquier cierre que no tenga estos puntos no es acorde a la pacificación.
—¿Cómo cerró su país ese capítulo?
—Queremos difundir nuestra experiencia para que no se repita en España, donde ETA asesinó a 829 personas en 43 años, mientras que los montoneros y el ERP causaron 1.355 en una década. Estos se insertaron en el Estado y sus víctimas quedaron eliminadas de la memoria histórica.
—¿Se sienten amenazados?
—Es un tema tabú. Por defender o asesorar a estas víctimas nos ponemos en peligro y nos llaman fascistas.

8 grandes ideas para mejorar la sanidad


Fuente: Doctor Casado.

Olivia De Berardinis (1948)


Devil's FoodDevil’s Food
CowgirlCowgirl
Cat & Mouse (Bettie Page)Cat & Mouse (Bettie Page)
KittyKitty
Cotton CandyCotton Candy
Angel CakesAngel Cakes
Lavender & LaceLavender & Lace
Sticky BunsSticky Buns
Nylon JungleNylon Jungle
unknowntitle unknown
HieroglyphicsHieroglyphics


Fuente: American Gallery.

Archivo Cuba: Proyecto Verdad y Memoria


Fuente: Archivo Cuba.

El recorte que debería haber aprobado Rajoy

Por Juan Ramón Rallo.

El Gobierno del Partido Popular aprobó el pasado viernes una injusta y contraproducente subida de impuestos, propia del peor Zapatero. Su justificación la encontró en la desviación extraordinaria del déficit público para este año, del 6 al 8% del PIB: resultaba imprescindible incrementar los gravámenes del IRPF para compensar el ensanchamiento de ese agujero. ¿Seguro? ¿Acaso no había otras partidas de las que recortar antes de subir impuestos?
Echemos algunas cuentas. Con la estocada tributaria, los de Rajoy esperan recaudar unos 6.200 millones, cifra a la que se añade una minoración del gasto público de 8.900 millones. En total, pues, 15.100 millones de reducción del déficit, lo que dejaría éste en el 6,5% del PIB, dos puntos por encima del 4,4% comprometido para finales de año.
La cuestión es, por consiguiente, si podemos alcanzar ese 4,4% sin subir los impuestos. Y la respuesta es que sí, se puede; pero falta voluntad política. A continuación les dejo un desglose de las partidas de los Presupuestos Generales del Estado de 2011 que podrían eliminarse y que permitirían reducir los gastos de la Administración central en cerca de 32.000 millones. Con este recorte, el déficit público quedaría en el 5% del PIB, sólo seis décimas por encima del objetivo para este año.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta reducción del gasto afectaría sólo al Estado central: si realizáramos un ejercicio parecido en las comunidades autónomas –donde el incumplimiento de los objetivos del déficit ha sido mayor–, el ajuste podría ser muy superior, lo que probablemente nos dejaría cerca del compromiso del 3% de déficit para 2013.
Nótese, además, que he sido extremadamente conservador en los recortes. Para no herir sensibilidades, no he recortado la remuneración general de los empleados públicos ni el mal llamado gasto social (las únicas excepciones son el PER agrario y la ingente rúbrica de los cursillos de formación de los desempleados, monumento a la ineficiencia y el despilfarro). También he optado por no tocar lo que se consideran funciones nucleares del Estado (justicia, seguridad y defensa). Eso no significa que no crea que, en un momento crítico como el actual, no hubiese que proceder a una revisión profunda de todas estas partidas: por ejemplo, rebajando un 10% la remuneración a los empleados públicos, reduciendo en un tercio su número e instaurando copagos en sanidad y la enseñanza no obligatoria y reformando la prestaciones por desempleo para acortar su duración (por supuesto, de la mano de una reforma laboral de verdad que permita una progresiva reocupación de los cinco millones de parados).
Más bien, lo que intento probar es que únicamente eliminando la grasa más escandalosa de la Administración central, en forma de subvenciones, planificación de la producción y organismos públicos innecesarios, podríamos haber logrado, sin subidas de impuestos, una reducción del déficit más de dos veces superior a la que salió del pasado Consejo de Ministros. En su lugar, el PP de Mariano Rajoy ha preferido castigar y perseguir a la economía privada con tal de minimizar el adelgazamiento de un entramado estatista cada vez menos justificable y sostenible.
Aquí les dejo mi propuesta de recortes con respecto a los Presupuestos Generales del Estado de 2011. Obviamente, no es necesario estar de acuerdo con toda ella para reconocer que hay un margen enorme para reducir el gasto sin necesidad de subir todavía más los impuestos. Tampoco es necesario defender que la rebaja del gasto deba ser permanente o total, sino sólo temporal (como temporal es, según nos cuentan, la subida de impuestos) y parcial para atajar el déficit sin subir impuestos.
Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación: 2.085 millones
  • Cooperación para el desarrollo: 1.971 millones.
  • Cooperación, promoción y difusión de la cultura en el exterior: 114 millones.
Ministerio de Economía y Hacienda: 1.477 millones
  • Incentivos regionales a la localización industrial: 179 millones.
  • Seguros de crédito a la exportación: 280 millones.
  • Servicios de transporte de ministerios: 47 millones.
  • Transferencias a RTVE: 631 millones.
  • Aportación patrimonial al ICO: 340 millones.
Ministerio del Interior: 127 millones
  • Financiación de partidos políticos: 127 millones.
Ministerio de Fomento: 5.262 millones
  • Dirección y servicios generales de vivienda: 18 millones.
  • Promoción, administración y ayudas para rehabilitación y acceso a la vivienda: 1.126 millones.
  • Subvenciones y apoyo al transporte terrestre: 214 millones.
  • Subvenciones y apoyo al transporte marítimo: 84 millones.
  • Subvenciones y apoyo al transporte aéreo: 344 millones.
  • Subvenciones al transporte extrapeninsular de mercancías: 40 millones.
  • Adquisición de participaciones de la sociedad estatal de infraestructura y transporte terrestre: 799 millones.
  • Aportación patrimonial a ADIF: 574 millones.
  • Inversiones ferroviarias: 1.022 millones.
  • Inversiones en nuevas carreteras: 1.041 millones.
Ministerio de Educación: 107 millones
  • Nuevas tecnologías aplicadas a la educación: 107 millones.
Ministerio de Trabajo e Inmigración: 8.098 millones
  • Fomento de la inserción y estabilidad laboral: 7.322 millones.
  • Desarrollo de la economía social y de la responsabilidad social de las empresas: 6 millones.
  • Subsidio de desempleo para eventuales del Régimen Especial Agrario: 750 millones.
  • Sindicatos y patronal: 20 millones.
Ministerio de Industria, Turismo y Comercio: 5.935 millones
  • Desarrollo industrial: 585 millones.
  • Reconversión y reindustrialización: 704 millones.
  • Desarrollo alternativo de las comarcas mineras del carbón: 145 millones.
  • Explotación minera: 657 millones.
  • Promoción comercial e internacionalización de la empresa: 591 millones.
  • Coordinación y promoción del turismo: 623 millones.
  • Apoyo a la pequeña y mediana empresa: 156 millones.
  • Infraestructuras en comarcas mineras del carbón: 289 millones.
  • Investigación y desarrollo tecnológico-industrial: 407 millones.
  • Investigación y desarrollo de la Sociedad de la Información: 369 millones.
  • Innovación tecnológica de las telecomunicaciones: 721 millones.
  • Transferencias al Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras: 688 millones.
Ministerio de Ciencia e Innovación: 5.498 millones
  • Investigación científica: 682 millones.
  • Fomento y coordinación de la investigación científica y técnica: 2.139 millones.
  • Investigación y desarrollo técnico-industrial: 2.426 millones.
  • Investigación y experimentación agraria: 79 millones.
  • Investigación oceanográfica y pesquera: 60 millones.
  • Investigación geológico-minera y ambiental: 26 millones.
  • Investigación energética, ambiental y tecnológica: 86 millones.
Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino: 388 millones
  • Competitividad y calidad de la producción agraria: 53 millones.
  • Competitividad y calidad de la producción ganadera: 135 millones.
  • Programa de desarrollo rural sostenible: 200 millones.
Ministerio de Cultura: 391 millones
  • Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior: 17 millones.
  • Promoción y cooperación cultural: 54 millones.
  • Promoción del libro y publicaciones culturales: 14 millones.
  • Fomento de las industrias culturales: 30 millones.
  • Música y danza: 107 millones.
  • Teatro: 56 millones.
  • Cinematografía: 113 millones.
Miscelánea: 2.398 millones
  • Imprevistos y funciones no clasificadas: 2.063 millones.
  • Subvenciones y apoyo al transporte terrestre: 335 millones.

Feeling good in the mornig


Fuente: Doctor Casado.

Bruno Beran (1888 – 1979)


Nude With ShawlNude With Shawl
small_title unknowntitle unknown


Fuente: American Gallery.