Green cronies

Russ Roberts.



Green cronies come in two flavors–the energy sector and the financial sector. Here’s the headline from the ABC News website:
Green Firms Get Fed Cash, Gives Execs Bonuses, Fail.
Just like the financial sector except in the financial sector they don’t always fail. But it’s the same deal. Use other people’s money to enrich yourself.
Here’s how the story opens:
President Obama’s Department of Energy helped finance several green energy companies that later fell into bankruptcy — but not before the firms doled out six-figure bonuses and payouts to top executives, a Center for Public Integrity and ABC News investigation found.
Take, for instance, Beacon Power Corp., the second recipient of an Energy Department loan guarantee in 2009. In March 2010, the Massachusetts energy storage company paid cash bonuses of $259,285 to three executives in part due to progress made on the $43 million energy loan, Securities and Exchange Commission records show. Last October, Beacon Power filed for Chapter 11 bankruptcy.
EnerDel, maker of lithium-ion battery systems, landed a $118.5 million energy grant in August 2009. About one-and-a-half years later, Vice President Joe Biden toured a company plant in Indiana and heralded its taxpayer-supported expansion as one of the “100 Recovery Act Projects That Are Changing America.”
Two months after Biden’s visit, EnerDel corporate parent Ener1 paid $725,000 in bonuses to three executives — including $450,000 to then-CEO Charles Gassenheimer, who led Biden on the tour. This January, Ener1 filed for Chapter 11 bankruptcy protection.
How do we stop this?

Víctimas, 9 de marzo: Miguel Chávarri Isasi e Iñaki Totorika Vega

Libertad Digital.


Hacia las 09:05 horas del 9 de marzo de 1979 es acribillado a balazos en su despacho el jefe de la Policía Municipal de Beasain, MIGUEL CHÁVARRI ISASI.
Ese día Miguel Chávarri fichó en su trabajo a las 8:45 horas y, tras subir a la Secretaría del Ayuntamiento para pedir los periódicos del día, se encerró en su despacho, no sin antes ordenar a un subordinado suyo que se acercase a Correos a por la correspondencia.
Veinte minutos más tarde las personas que se encontraban en la primera planta parece que oyeron unos ruidos que, equivocadamente, identificaron con martillazos. Aunque los datos sobre este atentado son confusos, parece ser que dos terroristas entraron en su despacho y le dispararon nueve balas a escasa distancia. Miguel cayó mortalmente herido sobre la mesa, sorprendido por sus agresores en el momento en que leía el diario La Voz de España, que sería recogido en el lugar del asesinato abierto por la cuarta página y empapado en sangre. Al parecer los dos asesinos huyeron un una moto aparcada junto al Ayuntamiento, aunque este extremo tampoco se pudo confirmar con absoluta seguridad.
La víctima había recibido por correo, hacía más de tres años, una amenaza de muerte en un papel en el que, mediante letras recortadas de titulares de periódicos y revistas, se reconstruía el siguiente mensaje: "Vas a morir muy pronto". Este tipo de amenazas había sido ya utilizada por ETA en alguna ocasión, aunque el texto recibido por José Miguel Chávarri y otro compañero no llevaba el sello de la banda asesina. La víctima consultó a diversos sectores sociales y organismos oficiales y, al parecer, se quitó importancia a la amenaza por considerar que no era fiable.
Miguel Chávarri, que ostentaba la graduación de sargento, era conocido en el pueblo por sus afinidades ideológicas a los movimientos derechistas, pero nunca participó en actividad política de ningún tipo. Los mismos círculos de Beasain que informaron que los juicios políticos emitidos por el señor Chavarri eran favorables a sectores reaccionarios, aseguraron también que en su profesión de agente municipal era una persona intachable, que se caracterizó siempre por su constante entrega al servicio de la comunidad.
Miguel Chávarri Isasi, de 48 años, natural de Cihuri (La Rioja), estaba casado y tenía tres hijos de dieciocho, catorce y cuatro años. Llevaba ejerciendo su profesión en Beasain más de 21 años, y hacía dos había ascendido de cabo a sargento. Su cuerpo sin vida fue trasladado al cementerio municipal de Beasain.
A la una menos veinte de la madrugada del viernes 9 de marzo de 2001, un coche bomba colocado poco antes por miembros de la banda terrorista ETA, explotaba en Hernani causando la muerte del ertzaina IÑAKI TOTORIKA VEGA.
Una hora antes de que explotara el coche-bomba, un ciudadano llamó desde su domicilio a la Ertzaintza para alertar sobre los altercados que se estaban produciendo en las inmediaciones de la plaza de Zinkoenea. Al llegar los efectivos policiales, una furgoneta y un coche patrulla, ya no había nadie. Sólo un contenedor en llamas y la trampa de un automóvil cruzado en la calle con el maletero cargado de explosivos. Los agentes se acercaron al coche y, después de una primera inspección ocular, avisaron a la grúa para retirarlo. Mientras esperaban, el explosivo fue activado, probablemente con un mando a distancia, alcanzando de lleno a Iñaki Totorika e hiriendo a su compañero, que en ese momento se encontraba hablando por la radio del vehículo patrulla. Este tardó 320 días en restablecerse de la gravedad de las heridas sufridas, pero no pudo volver a desempeñar su trabajo debido a diversas secuelas físicas. Otros ocho agentes se encontraban cerca del coche-bomba, pero no resultaron heridos.
El consejero vasco de Interior, Javier Balza, señaló que este atentado era la muestra de la "clara vinculación entre quienes promueven estas algaradas y ETA, porque se ha aprovechado unos incidentes y unas barricadas para cruzar un coche, y que sea ese coche el que contenga la trampa con los explosivos, para que estallara cuando llegaran allí los ertzainas". También admitió que era difícil concretar esta relación ante un juez.
El sindicato Erne de la Ertzaintza incidió también en esta idea, al mostrarse convencido de que "los que hoy pegan tiros o accionan los mandos de los coches-bomba son los que ayer estaban detrás de las pancartas de Jarrai".
Apenas una hora después del atentado, la Ertzaintza arrestó a dos integrantes del grupo Donosti de ETA directamente implicados en el atentado y, algo después, detuvo a otra persona. La detención de los autores materiales del atentado se produjo como consecuencia de que la Ertzaintza interceptó una llamada que se realizó desde una cabina telefónica poco después del atentado.
El coche utilizado para el atentado había sido robado a punta de pistola tres horas antes, sobre las nueve y media de la noche, cuando su propietario, un hombre de 54 años, se disponía a subirse en él. Dos miembros de ETA le encañonaron y le trasladaron hasta un edificio abandonado, ubicado en el camino de Itsasburu, donde fue amordazado y atado a una verja, tapado con una manta. Cuando aún no había transcurrido una hora desde la explosión del vehículo, sobre la una y media de la madrugada, la DYA recibió la llamada avisando sobre el paradero de este hombre, llamada que fue interceptada por la Policía autónoma.
Agentes de paisano de la Ertzaintza sorprendieron, junto a una cabina de la vecina localidad de Renteria desde la que se efectuó dicha llamada, a los autores del atentado: Jon Zubiaurre, de 20 años y sin antecedentes policiales, y Asier García, de 23 años y fichado por la policía, ya que fue detenido en 1995 acusado de formar parte de un grupo Y de violencia callejera e, incluso, había estado encarcelado durante un mes. Ambos fueron arrestados como presuntos autores materiales del atentado. La Ertzaintza intervino a estos dos primeros detenidos las llaves del coche-bomba que una hora antes había sido activado en el atentado.
Más tarde, la Policía autónoma vasca detuvo en su domicilio de Hernani a Aitor García -hermano de Asier-, que contaba también con antecedentes por violencia callejera, por lo que estuvo encarcelado varios meses en 1998. A partir de las ocho de la mañana, la Ertzaintza registró dos domicilios en la misma localidad de Hernani, uno en San Sebastián y otro en Tolosa. En estas intervenciones los agentes se incautaron de explosivos, bombas-lapa, diversas pistolas y subfusiles, matrículas falsas y numerosa documentación.
Este era el primer atentado mortal que se producía contra la Ertzaintza desde la ruptura de la tregua de ETA. La investigación y juicio posterior determinaron que la activación del explosivo fue realizada por Imanol Miner, y quien había ordenado el atentado, Patxi Xabier Makazaga. Ambos fueron detenidos meses después.
Por sentencia de la Audiencia Nacional del año 2003 fueron condenados a penas cercanas a los cien años Asier García Justo, Jon Zubiaurre Aguirre, Imanol Miner Villanueva y Patxi Xabier Makazaga Azurmendi.
Iñaki Totorika Vega tenía 25 años. Era de Portugalete (Vizcaya). Su novia era también ertzaina. Se autodefinía como nacionalista y pacifista. Había estudiado en la ikastola Gazteleku, como sus dos hermanos. Estaba afiliado al PNV desde los dieciocho años y también pertenecía al sindicato UGT.

Internacionalismo proletario

Augusto Cesar San Martin.

LA HABANA, Cuba, marzo, www.cubanet.org -Cuando le hablaron a Luis de dar “el paso al frente”, estuvo entre los primeros. No entendió muy bien eso de salvar a la revolución cubana en el continente africano, le pareció muy lejos, pero confiaba en el Comandante en Jefe.
Luis Bull reside en la calle Paquito Borrero, en Palma Soriano, en la oriental provincia de Santiago de Cuba. Identificado con la revolución acudió a los  llamamientos de sacrificio del socialismo, para llegar al comunismo.
Poco tiempo duraron los honores y homenajes por haber sido, en dos ocasiones, internacionalista voluntario durante la guerra de Angola. Fue recibido como héroe, pero un año después ya era tratado casi como un desertor.
Todos los días da gracias al cielo por no haber perdido la vida en un acto heroico de los que invocaban sus jefes. Salir ileso de la contienda le ha permitido ver el abandono del gobierno a las familias de sus compañeros caídos en combate.
Señala que la Operación Tributo, dedicada a recibir los restos de los cubanos muertos en la guerra de Angola, fue una farsa. A lo largo del país el Partido Comunista de Cuba (P.C.C.) creó comisiones de atención a los familiares de los caídos  y combatientes.
¨Durante un tiempo prometieron resolver nuestros problemas, algunos provocados por la ausencia. Una vez que terminó la guerra y la Operación Tributo concluyó, las promesas quedaron en el aire¨; dice Luis.
Luis se siente víctima. Recuerda que a principio de los años noventa  le ofrecieron resolver su situación de vivienda. Desde entonces reclama y espera.
Acudió a las oficinas del P.C.C., el gobierno y el Comité Militar de Palma Soriano, sin resultados. ¨Ni siquiera logro estabilidad laboral; un trabajo¨, dice. Algo que también reclama.
Luis tiene una preocupación. El salario que percibe cuando labora no deja opciones, tiene que delinquir. Advierte que su aspiración  es sustentar a la familia con un trabajo estable y razonablemente remunerado.
Los días de esplendor como ¨internacionalista proletario¨, acabaron en decepción. La mentira mantenida durante tanto tiempo acabó, y le avergüenza el paso que dio en la década del ochenta.
A través de una revista censurada que le ofreció un bibliotecario independiente, conoció que en realidad el ejército del que formó parte fue la punta de lanza de las aspiraciones de dominio ruso en África. Supo que el gobierno cubano recibió de los soviéticos tres millones de dólares diarios como pago por enviar cubanos a la guerra. Además, Fidel Castro cumplió sus sueños napoleónicos.
Desde que leyó el texto, se acentuó en Luis el arrepentimiento de haber abandonado a su familia por cumplir con el llamado del Comandante.  Dice que sentirse manipulado lo ha convertido en una persona llena de rencores. Cada día tiene menos temor a enfrentar al gobierno, en una lucha que no admite reconciliación.
Aunque dice que no le interesa la política, se declara enemigo del sistema  y sus gobernantes. De ellos dice, refiriéndose al gobierno, “sólo acepto lo que me deben”. Aclara que no pide limosna.
Luis acusa al gobierno de los traumas psicológicos que padece por su participación en las guerras. Otra vez da el paso al frente, pero ahora no manejado por una ideología y su líder. Ahora lucha por su familia.

Votar contra la verdad

Arcadi Espada.



Me resultan enternecedores los ahorcamientos que se inflige la izquierda vasca con la cuerda de la verdad. Aunque, naturalmente, no sean de extrañar. Tantas décadas mintiendo y mintiéndose no presagian una relación directa y fácil con la desconocida. Hace un par de días esa izquierda publicó un documento llamado «Construyamos la paz en el proceso democrático», donde la verdad venía y revenía como la marea de un váter atascado. Hasta el punto, en un momento dado, en que el patriota redactor hubo de emplearse a fondo: «Tal y como señala un proverbio zulú, toda la verdad es amarga pero necesaria.» Es irse muy lejos. Investigué si algo había tenido que ver Kofi Annan; pero el mediador es ghanés, de la etnia fante. Es irse muy lejos, teniendo a Quevedo, el antisemita y el amargo, a un tiro de piedra vasca. Pero en cualquier caso coincido con el pueblo zulú e incluso con el abertzale: la verdad es necesaria. Ahora bien: me temo que el patriota redactor está hablando de otra cosa: él quiere armar una Comisión de la Verdad sobre lo sucedido en el último medio siglo vasco que sea «la suma de diversas e incluso (sic) de diferentes verdades.»
El nacionalismo vasco, en cualquiera de sus formas, aspirará a que las verdades estén representadas en esa comisión «ad hoc» del mismo modo que  las opiniones están representadas en cualquier parlamento. Nosotros, a la verdad, le llamamos aquí mayoría, qué te crees. Sin embargo, las verdades nunca suman. Solo encajan. Jamás mezclan con la aritmética. Dado su gusto antropológico el patriota redactor podría haber recordado que en la Edad Media el 95 por ciento de las personas creía en la brujería; y que, en consecuencia, solo el 5 por ciento estaba en la verdad. La aritmética, por el contrario, mezcla bien con las opiniones; y es por eso que ningún impedimento lógico podria frustrar la creación de una bonita Comisión de las Opiniones Zulúes.
Pero de la verdad mejor que vayamos olvidándonos. Las comisiones de la verdad las organizan las víctimas, después de que sus ideas hayan vencido tras un largo camino de sufrimiento. Y este no es, en absoluto, el caso. En el País Vasco las ideas de los agresores son las que gobiernan y, sobre todo, las que van a gobernar. El pueblo vasco votará, ya ha votado de hecho en la provincia de Guipúzcoa, para que la verdad no se conozca. Al pobre pueblo podría dolerle que no siguieran plenamente operativas las inmorales falacias, y la principal: la de que el terrorismo fue la agresión de una minoría violenta contra el conjunto del pueblo vasco. (¡Minoría! ¡Ahí está la minoría encaramada!)
Y como se sabe y se entiende la primera obligación de un patriota y un demócrata es cumplir escrupulosamente el  mandato de su pueblo.
(El Mundo, 28 de febrero de 2012)

La hipoteca renovable

Manuel Fernández Ordóñez.



Hoy ha comparecido el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, a presentar los resultados de la eléctrica que ha visto disminuidos sus beneficios en un 2,3 por ciento durante el ejercicio 2011. Y de nuevo ha arremetido contra la política de subvenciones a las tecnologías renovables con afirmaciones del tipo "hay que detener la construcción no sostenible de las energías renovables" o "la mitad de la factura que pagamos tiene que ver con decisiones políticas".
No le falta razón al señor Sánchez-Galán, puesto que una parte significativa del déficit de tarifa eléctrica está siendo ocasionado por las primas a la producción de electricidad con tecnologías acogidas al régimen especial, fundamentalmente renovables y cogeneración. Las desorbitadas y multimillonarias cifras que los consumidores pagamos anualmente como sobrecoste de estas tecnologías han sido originadas por decisiones única y exclusivamente políticas. Fue una legislación nefasta la que, en su momento, otorgaba primas del 575 por ciento sobre el precio medio de referencia a las placas solares fotovoltaicas, ocasionando la burbuja solar que hemos vivido en los últimos años.

La instalación masiva de centrales solares, al abrigo de inversiones garantizadas por el gobierno a 25 años y con una rentabilidad desorbitada, ha ocasionado una asimetría en el sistema eléctrico español que provoca situaciones difícilmente explicables. Una de ellas es el hecho de que una tecnología que genera en torno al 3 por ciento de la electricidad demandada en España, reciba casi el 40% de las primas a la producción. Este hecho llama especialmente la atención cuando se compara con el caso de la energía eólica, que produciendo cinco veces más electricidad recibe únicamente el 24 por ciento de las primas. Sin embargo, esto no es un problema tecnológico, sino un problema originado por malas decisiones políticas.

Según la última liquidación de la Comisión Nacional de la Energía, el déficit eléctrico provisional del año 2011 asciende a 3.784 millones de euros. En el mismo periodo, las primas al régimen especial ascendieron a 6.984 millones de euros, siendo parcialmente responsables de la creación de déficit. En la actualidad, el déficit acumulado supera los 24.000 millones de euros, siendo en su mayor parte asumido por las empresas eléctricas. Este déficit se tituliza en paquetes que se lanzan al mercado y se están colocando con intereses que, en las últimas subastas, han superado el 6 por ciento.

Como bien dice Sánchez-Galán, este sistema es insostenible y deben tomarse medidas de inmediato. Basta una mirada a Europa para darse cuenta de que la industria francesa paga el MWh a 69 € mientras la industria española paga la electricidad a 104 €/MWh.  En estas condiciones es francamente difícil hablar de competitividad de la capacidad productiva española frente a la gala. Ante esta coyuntura, la primera medida tomada por el gobierno fue destinada a suspender las primas de producción a las nuevas centrales que se instalen bajo el régimen especial. Pueden seguir instalándose energías renovables, pero no recibirán subvenciones. Esta decisión contribuirá notablemente a evitar la acumulación de déficit a futuro, pero no soluciona el problema de los más de 24.000 millones de euros que ya se han acumulado y que, previsiblemente, seguirán acumulándose a no ser que se tomen cartas en el asunto.

Ahora bien, la comunidad internacional está mirando con lupa las decisiones de España en esta materia. Desgraciadamente, se han comenzado a barajar públicamente conceptos como "quita" de parte del déficit (a la griega) o intervención del mercado eléctrico para redistribuir las ganancias de ciertas tecnologías de generación. Estos comportamientos únicamente pueden ser contraproducentes para la economía española puesto que significarían menos mercado, menos libertad económica y un golpe durísimo contra la seguridad jurídica del sector energético. Seguramente los mercados y las agencias de calificación tomen buena nota de ello y cualquier decisión en este sentido afecte a nuestros parámetros económicos, incluida nuestra prima de riesgo.

Portugal, mortalidad por frío

Antón Uriarte.



Mortalidad absoluta en Portugal

En el blog EcoTretas se comenta hoy la gráfica de la mortalidad absoluta en Portugal desde Octubre del 2010 hasta finales de Febrero del 2012.

En Portugal, como en España (co2: Mortalidad y clima en España), como en casi todas partes, a pesar del absurdo ideológico en el que vivimos, contentos deberíamos estar de que el clima se calentase. El frío Febrero que hemos vivido ha aumentado las muertes en Portugal y en toda Europa. Los periódicos y las televisiones, perezosas, sólo suelen contabilizar los muertos en la calle por hipotermia y congelación, pero son muchísimas más las personas, especialmente mayores, que mueren en sus casas o en los hospitales por culpa de complicaciones derivadas del frío.

El absurdo se duplica cuando en aras a combatir la supuesta peligrosidad del calentamiento producido por el CO2, se promueven energías "descarbonizadoras" que aumentan el precio de la electricidad y hacen aún más vulnerables al frío a la gente pobre. Tal ha sido también el caso de Portugal, en donde las energías eólica y solar han experimentado, gracias al ecologismo triunfal, un gran desarrollo durante todos estos últimos años.

Equidistancia entre un secuestrador y un secuestrado

Arcadi Espada.


La equidistancia es el principal animalito de compañía del momento vasco. Se manifiesta de modos insólitos. El pasado domingo el diario El País publicaba un reportaje sobre el encuentro entre el empresario Emiliano Revilla y su secuestrador Urrusolo Sistiaga. El reportaje acababa así:

«Hace unos meses decidió aceptar la invitación de su secuestrador. En esta ocasión, el que está privado de libertad es Urrusolo Sistiaga, por sus múltiples condenas. Finalmente, el secuestrado pudo ver la cara a su captor encapuchado.»

No creo que haya aquí lo que podríamos llamar una equidistancia ética. Simplemente esa irresistible tentación periodística de cuadrar la suerte, de cerrar el círculo. Hay que fijarse en la locución privado de libertad. Se aprecia perfectamente la necesidad del circunloquio eufemístico. Y al apreciarse se revela la inconsistencia de la equidistancia. Para que la equidistancia (también moral) hubiese funcionado nuestra redactora debería haber escrito: «En esta ocasión, el que está secuestrado es Urrusolo Sistiaga.» Al no poder hacer eso, la recurrencia a la privación de libertad tiene aproximadamente el mismo valor que si nuestra redactora hubiese subrayado la coincidencia de que, en el momento de verse, los dos llevaban pantalones. 

El continua aumento de los precios

Osmar Laffita Rojas.

LA HABANA, Cuba, marzo, www.cubanet.org -Una muestra de hasta donde se ha  contraído el bolsillo de la mayoría de los cubanos, se aprecia en el hecho de que el gobierno se vio obligado rebajar los altos precios de los insumos agrícolas para aquellos que recibieron tierras en usufructos y no habían podido ponerlas en explotación. Una medida similar tomó el 20 de diciembre, con la rebaja de 122 productos que se venden en los establecimientos de materiales de construcción.
Pero el asunto de los altos precios cobra mayor dramatismo en el sector alimentario.  En el año que terminó, muchos de los mercados agropecuarios estatales permanecieron prácticamente desabastecidos. Estos establecimientos son los frecuentados por los cubanos que devengan un promedio de 22 dólares mensuales. Con tales ingresos tienen que pagar el arroz, a 0.14 centavos de dólar la libra; los frijoles, a 0.32 dólar la libra; la carne de cerdo, a 0.84 dólar la libra; la malanga, a 0.10 dólar la libra; y la yuca, a 0.06 dólar.
Sin embargo, esos mismos productos se pueden comprar, con más variedad y calidad, a los 14 454 carretilleros, vendedores ambulantes de productos del agro, y en los mercados agropecuarios de oferta y demanda, con la excepción del arroz, que el Estado vende liberado, a 0.20 centavos de dólar la libra.
El que quiera hacer un potaje de frijoles colorados, tiene que pagarlos a 0.60 dólar la libra. Si quiere deleitarse con un  potaje de frijoles negros, o una fabada de judías, tiene que pagar la libra a 0.72 dólar.
Comer vegetales en La Habana es hoy un lujo. Una libra de tomates de ensalada cuesta 0.20 dólar,  la de remolacha o zanahoria, cuesta 0.40 dólar.
La situación se torna grave para aquellos que quieran comer carne de cerdo. La no procesada y los recortes, están a dólar la libra. El lomo y la costilla, está a 1.20 dólar la libra. El filete hay que pagarlo a 1.60 dólar la libra. Como se comprenderá, no muchos pueden darse esos lujos con salarios que, por lo general, no sobrepasan los 15 o 20 dólares mensuales.
El estado no logra detener la subida de los precios de los productos agropecuarios porque la agricultura continúa atrapada en los incumplimientos, la ineficiencia y la desorganización. Además, es afectada por la corrupción general que incluye a los propios funcionarios de las empresas del gobierno.
Por otro lado, las Tiendas de Recuperación de Divisas, desde su surgimiento, suben continuamente los precios de todos los alimentos, haciéndolos cada vez más inasequibles. A esto hay que sumarle los 5,10 o 15 centavos de dólar, que le agregan a los precios los empleados de las tiendas, para provecho propio.
Ante todo esto la indefensión del cliente es total. Nadie sabe adónde dirigirse para protestar, o para reclamar que se le ponga coto a esta loca política de constante aumento de precios, mientras los salarios no crecen.